Redacción MX PolíticoEl diputado Sergio Gutiérrez Luna (Morena) afirmó que el país contará con una reforma electoral que refuerce el poder del pueblo, independientemente de que la oposición contribuya o no en favor de la democracia nacional.

En un comunicado, el legislador expresó que la reforma responderá a las exigencias de la gente que “no quiere árbitros electorales vendidos o que le deban el cargo a una facción política”.

“Queremos una reforma electoral para acabar con los gastos excesivos que ustedes están defendiendo, que se acaben sus viáticos, su atención hospitalaria privada, el seguro de separación y hasta su dote matrimonial”, declaró.

Gutiérrez Luna puntualizó que las modificaciones que se buscan realizar de ninguna manera pretenden desaparecer al Instituto Nacional Electoral (INE), sino simplificar su estructura administrativa, eficientar su labor para que ofrezca las garantías de imparcialidad a todos los actores y reducir el financiamiento de los partidos políticos.

“En esta Cámara de Diputados, Morena ha tenido buena fe y estuvimos de acuerdo con la creación del grupo de trabajo plural donde analizaremos todas las iniciativas electorales, incluyendo las de la oposición, porque también tienen iniciativas en materia constitucional para tratar de buscar con consenso y generar un acuerdo para una reforma electoral”, manifestó.

Apuntó que es necesario tener reglas claras en materia de paridad y acciones afirmativas, así como certeza en las decisiones que tomen tanto el Instituto como los tribunales electorales, “y no que cambien al cuarto para las 12”.

Afirmó que lo que se defendió el pasado domingo, durante la marcha, fueron los privilegios de los consejeros del INE, Lorenzo Córdova Vianello y Ciro Murayama Rendón, “y no a los miles de personas que atienden a la gente en los módulos y que ganan 8, 9 mil, 10 mil, 11 mil pesos. No les interesan, por eso su marcha fue racista y clasista”.

“Eso sólo evidenció su sometimiento al poder económico, los dibujó de cuerpo entero, lacayos de Lorenzo y Ciro, por un lado, y lacayos de Claudio X. González por el otro”, reiteró.

Aseveró que “el INE de Lorenzo Córdova y los conservadores son uno, y por eso basta con esperar a que se vaya el presidente consejero para aspirar a tener un verdadero árbitro que esté a la altura del pueblo mexicano”.

“Faltan 140 días para que se vayan”, finalizó.

jpob

(8 , 8)