Redacción MX Político. – El exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, afirmo que fue un “chivo expiatorio” del expresidente Enrique Peña Nieto en el caso de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala.

Durante una reunión de la Asociación Civil Acapulco, conocida como Grupo ACA, negó que tuviera que ver con los hechos, porque hubiera sido como cavar su “propia tumba”. 

“Nunca jamás me manché las manos de sangre, no tenía por qué hacerlo ni mucho menos con estos jóvenes de la Escuela Normal de Ayotzinapa”, dijo. Buscaban un chivo expiatorio porque el gobierno federal no le dio ninguna importancia a este hecho. ¿Qué le dijeron al presidente Peña? Es un tema local, es cuestión de narquillos, no se meta presidente, deje que lo atienda allá el gobernador”, mencionó.

Puso como responsable de estas opiniones al exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, “que no tenía por qué ver cosas de la política”.

Aguirre señaló que cuando el caso tomó otras dimensiones fue cuando en el gobierno federal decidieron tomar cartas en el asunto.

“No quiero pensar que hay protección para estos personajes, porque debemos ser tratados con el mismo rasero, no entiendo porque no se les ha tocado”.

“Yo me pregunto, si en Iguala hay un Batallón del Ejército, si en Iguala había un destacamento de la Policía Federal, si en Iguala existe una oficina de la entonces Procuraduría General de la República, si el Cisen en ese tiempo presumía que conocía segundo a segundo lo que pasaba en el país. ¿Ustedes creen que el presidente Peña no estaba enterado de lo que estaba pasando en esos momentos en Iguala?”, se preguntó el exmandatario.

“Los primeros que llegaron al lugar de los hechos armados y dispararon fueron de la Policía Federal, eso no hay que perderlo de vista”, comentó. criticó que en la actualidad no se llame a declarar a otros exfuncionarios del sexenio de Peña Nieto.

“No quiero pensar que hay protección para estos personajes, porque debemos ser tratados con el mismo rasero, no entiendo porque no se les ha tocado”, enfatizó luego de haber señalado que declaró sobre los hechos al menos en tres ocasiones ante la fiscalía general de la República.

Mencionó que su relación con los normalistas se deterioró luego de los sucesos de septiembre de 2014, pero aun así los siguió apoyando con un tractor, una máquina para elaborar tortillas, les incrementó la cuota alimentaria, les dio uniformes e instrumentos musicales, entre otros apoyos.

Ángel Aguirre

KC

(8 , 8)