De acuerdo con un estudio revelado por la revista The Lancet el martes pasado, con dos aplicaciones de la vacuna de Pfizer/BioNTech son suficientes para evitar el riesgo de hospitalización por covid-19 y todas sus variantes por al menos seis meses.

Pfizer en conjunto con la red de salud estadounidense Kaiser Permanente fueron los encargados de analizar los datos médicos de 3,4 millones de personas en el sur del estado de California entre el 4 de diciembre y el 8 de agosto pasados.

Los resultados arrojaron que la eficacia de la vacuna contra los riesgos de infección disminuye con el tiempo, pasando de 88% en el mes siguiente a la segunda dosis, a 44% después de seis meses.

Sin embargo, la vacuna mantiene su eficacia de 90% contra los riesgos de hospitalización por covid-19, incluyendo la variante delta considerada una de las más peligrosas, por al menos seis meses, reveló el estudio.

Los datos confirman los resultados de estimaciones previas del Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), la principal agencia federal de salud pública de Estados Unidos, y el ministerio de Salud de Israel, indicó The Lancet en un comunicado.

Sara Tartof, quien es la principal autora del estudio dijo que su estudio confirma que las vacunas son una herramienta central para controlar la epidemia y son extremadamente eficaces para prevenir las formas graves y las hospitalizaciones, incluso contra la variante delta, entre otras preocupantes.

El vicepresidente y jefe médico de Pfizer, Luis Jodar mencionó que “un análisis específico de las variantes muestra claramente que la vacuna es eficaz contra todos los tipos de variantes”.

(6 , 6)