Las fuerzas de Ucrania y EE.UU., Moldavia y Georgia realizaron esta semana ejercicios militares conjuntos en el campo de entrenamiento Arenal de Oleshki, ubicado en la región ucraniana de Jersón, cerca de Crimea. 

Las maniobras se llevaron a cabo como parte de los ejercicios militares ‘Sea Breeze-2021’, organizados por la Armada de Ucrania y la Sexta Flota de EE.UU. Los soldados desarrollaron diferentes simulacros con la participación de helicópteros y tanques.

Previamente, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, subrayó que la expansión de la OTAN hacia el este y el acercamiento de su infraestructura hacia las fronteras rusas “es de importancia práctica” para Moscú, ya que, según explicó el mandatario, si Ucrania se convierte en miembro de la OTAN y en su territorio se despliegan sistemas de defensa antimisiles de la alianza, el tiempo de vuelo de un misil desde las ciudades ucranianas de Járkov o de Dnepropetrovsk hacia la parte central de Rusia se reducirá a 7-10 minutos. “¿Esto es una línea roja para nosotros o no?”, se preguntó.

(2 , 1)