Mientras Turquía lucha por tercer día consecutivo contra los masivos incendios forestales en el sur del país, las autoridades sospechan que habrían sido provocados.

Según manifestó en Twitter el ministro de Agricultura y Silvicultura de Turquía, Bekir Pakdemirli, entre el 28 y el 31 de julio se registraron 101 incendios. 91 de ellos han sido controlados.

Sin embargo, el resto todavía amenaza a asentamientos y lugares turísticos del país. En particular, este sábado el fuego se acercó a la ciudad de Bodrum. Los turistas fueron evacuados de sus hoteles. En imágenes captadas en la zona se puede ver el bosque ardiendo cerca de los edificios.

Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró las áreas afectadas como zonas catastróficas. Hablando en la ciudad de Manavgat, el mandatario aseveró que no quiere politizar los incendios, pero está “considerando la posibilidad de que fueran provocados”.

(5 , 1)