Por mayoría de votos, el jueves pasado, el Parlamento austriaco autorizó la legislación para legalizar el suicidio asistido para aquellos que padecen una enfermedad de gravedad, los que a partir de 2022 podrán acceder a la medicación letal para poner fin a su vida.

Después de que el Tribunal Constitucional levantara la prohibición del suicidio asistido, se aprobó la medida, pues los jueces comentaron que prohibir el suicidio asistido viola el derecho de autodeterminación del individuo, no obstante, la eutanasia activa continúa prohibida.

Para que una persona pueda solicitar su suicidio asistido deberá cumplir algunos requisitos, como lo son: tener más 18 años, un diagnóstico médico, charlas explicativas con dos médicos y un periodo de reflexión de varias semanas, una vez cumplido con esto, los enfermos podrán redactar su testamento con un notario o un defensor, para después poder acceder al medicamento para morir.

La ley en el Consejo Nacional fue apoyada por el gobernante Partido Popular Austriaco y los Verdes, así como por los socialdemócratas de la oposición y el partido liberal Neos. Sólo el Partido de la Libertad de Austria (FPOE), de extrema derecha, se ha mostrado en contra de la ley.

Alma Zadic, jueza de los Verdes, ha asegurado que también se tomarán medidas para ofrecer alternativas al suicidio.

(10 , 1)