El ex primer ministro y magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi fue elegido como candidato a la presidencia de la República por la Derecha Italiana.

Luego de que finalizara una reunión entre los líderes de los mayores partidos de derecha fue anunciada está decisión.

La primera vuelta para la votación por parte del Parlamento del sucesor de Sergio Mattarella ha sido fijada para el próximo 24 de enero.

Mediante un comunicado conjunto, los líderes informaron que “Silvio Berlusconi es la persona adecuada para ocupar ese alto cargo en un período tan difícil, con la autoridad y la experiencia que el país se merece y que los italianos esperan”.

A pesar de sus muchos reveses legales y sus escándalos sexuales al ritmo de bunga bunga, Berlusconi de 85 años de edad desea llegar a la presidencia, no obstante su elección es muy incierta, pues en las primeras cuatro votaciones se requieren los dos tercios de los votantes para hacerse con el cargo.

Una república parlamentaria en Italia, el presidente ocupa sobre todo un cargo de prestigio, pero tiene el poder de disolver el Parlamento, convocar elecciones anticipadas y mediar en las frecuentes crisis de gobierno como único árbitro.

Sergio Mattarella, el mandatario que está por salir y es un experimentado parlamentario, concluye su gobierno después de siete años y fue fundamental para imponer al actual primer ministro, Mario Draghi, como líder de un gobierno de unidad nacional en febrero pasado después de que la coalición en el poder colapsara.

Draghi es considerado el favorito para el cargo a pesar de que no es candidato oficial, sin embargo, su elección plantearía el espinoso problema de encontrarle un sucesor que cuente con el apoyo de la actual mayoría, lo que podría desembocar en elecciones anticipadas.

Cabe destacar que los simpatizantes de Berlusconi, lanzaron una campaña inédita a la presidencia en donde lo presentaron como el “héroe de la libertad”, que “puso fin a la guerra fría” y es “ejemplo para todos los italianos”.

(12 , 1)