El viernes un senador estadounidense que forma parte del Partido Republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, dijo que alguien “debería dar un paso al frente” y matar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, por lo que la Casa Blanca mencionó que estás declaraciones no reflejan la posición de Estados Unidos.

En su cuenta de Twitter, el funcionario escribió “La única forma de que esto termine es que alguien en Rusia elimine a este tipo.(Se) estaría haciendo un gran servicio a tu país, y al mundo”.

Por lo que el Gobierno de los Estados Unidos se deslindo de estas declaraciones por parte del senador republicano y explicó que “no refleja” la posición de Estados Unidos, así lo aseguró el viernes la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Psaki explicó que “esa no es la posición del Estados Unidos y, desde luego, no es una declaración que se oiga salir de la boca de nadie que trabaje en esta Administración”.

Asimismo mencionó que las declaraciones causaron la indignación de destacados miembros del Partido republicano y de incluso del embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antonov, que en un post de Facebook ha calificado las declaraciones de “inaceptables e indignantes” y ha exigido una explicación.

“Demandamos explicaciones oficiales y una firme condena a las declaraciones criminales de este estadunidense”, señaló la Embajada rusa en Washington.

Este comentario tuvo lugar después de que Rusia atacara y se hiciera con el control de la planta de energía nuclear más grande de Europa, en la ciudad ucraniana de Zaporiyia, al este del país.

(11 , 1)