Sebastián Sichel Ramírez, de Chile Vamos (derecha), y Gabriel Boric Font, de Apruebo Dignidad (izquierda), ganaron las elecciones primarias presidenciales que se celebraron este domingo en Chile, lo que los convierte en potenciales sucesores de Sebastián Piñera en los comicios generales del próximo 21 de noviembre.

En la conservadora alianza oficialista había cuatro aspirantes: Sebastián Sichel (independiente), Joaquín Lavín (Unión Demócrata Independiente), Ignacio Briones (Evolución Política) y Mario Desbordes (Renovación Nacional). Por parte de la izquierda, en cambio, solo compitieron dos candidatos: el propio Boric, de Convergencia Social, y Daniel Jadue, del Partido Comunista. 

Tras el escrutinio del 99,98% de los votos, Sichel obtuvo el 49,08 % (659.549 votos), según los datos del Servicio Electoral de Chile. 

Lo siguió Joaquín Lavín con el 31,30 % (420.679 votos), a pesar de que lideraba las encuestas. Entre tanto, Briones obtuvo 131.928 votos (9,82 %) y Desbordes 131.674 votos (9,80 %). Los tres precandidatos ya aceptaron su derrota y felicitaron a Sichel.

Por su parte, en la alianza de la izquierda, Gabriel Boric se proclamó ganador al obtener el 60,43 % (1.057.911 de votos), tras el escrutinio del 99,98 % de los votos. Su único rival, Daniel Jadue, se quedó con el 39,57 % (692.806 votos), aunque distintas encuestas preelectorales mostraban tendencias contundentes a su favor. 

“Quiero aprovechar esta instancia para agradecer a nuestro compañero Daniel Jadue, con quien vamos a trabajar juntos”, se expresó Boric tras confirmarse su elección. Jadue, a su vez, reconoció “el triunfo contundente y claro” de su rival.

(7 , 7)