El Ministerio de Defensa de Rusia anunció este martes que el 24 de junio movilizó sus cazas tras detectar que la fragata Evertsen de la Armada de los Países Bajos, que se encontraba en aguas neutrales, cambió de rumbo y comenzó a navegar en dirección al estrecho de Kerch, entre el mar Negro y el de Azov.

“Para evitar la violación de la frontera de las aguas territoriales de Rusia, se movilizaron los cazas Su-30 y los bombarderos Su-24 de las fuerzas de servicio, que volaron a una distancia segura cerca del barco de la Armada neerlandesa”, declaró el ministerio, que agrega que tras los vuelos de los aviones la fragata inmediatamente cambió de rumbo, alejándose de la frontera rusa y ciñéndose a su ruta anterior.

“Los vuelos de los aviones rusos se llevaron a cabo de acuerdo con las reglas internacionales para el uso del espacio aéreo”, aseveraron los militares. Después de que la Evertsen cambiara de rumbo, las aeronaves rusas regresaron a sus aeródromos de origen.

(7 , 1)