Redacción MX Político.- Desde la década de 1950, los seres humanos han generado al menos 6.300 millones de toneladas de residuos plásticos. Sin embargo, solo el 9 por ciento de estos desechos se ha reciclado y solo el 12 por ciento se ha utilizado como combustible. El 79 por ciento restante se ha vertido y gran parte ha terminado en los océanos.

La mayor parte del plástico que llega a los océanos no es reciclable y, según estudios recientes, incluso si continuamos desarrollando sistemas efectivos de recolección y reciclaje de desechos, aún habrá grandes volúmenes de plásticos que no se podrán reciclar.

Múltiples beneficios de la gestión local de residuos

Un proyecto piloto completado recientemente por SINTEF en Vietnam ha concluido que la incineración local de residuos plásticos no reciclables como combustible en hornos de cemento es una alternativa factible, tanto desde el punto de vista técnico como ambiental.

La prueba de este proceso demostró que no solo no aumentan las emisiones de toxinas ambientales (llamadas dioxinas) si se utilizan desechos plásticos como combustible complementario, sino que también cumplen con los valores límite internacionales más estrictos para las emisiones contaminantes.

“Un enfoque como este impulsará significativamente las capacidades de gestión de residuos plásticos a nivel local”, dice Kåre Helge Karstensen, científico investigador sénior de SINTEF, que ha estado al frente del proyecto. “También ahorrará en grandes volúmenes de carbón y reducirá los volúmenes de plásticos y microplásticos que se descargan en los mares de China Oriental y Meridional”, dice.

rompiendo el ciclo

Según estudios internacionales, Vietnam es responsable de algunos de los niveles más altos de descarga de plástico en los océanos del mundo. La combinación de una costa alargada, un uso creciente de plásticos y una infraestructura de gestión de residuos inadecuada significa que el país descarga entre 0,28 y 0,73 millones de toneladas de residuos plásticos en los océanos cada año.

Lee & Man es el fabricante de papel más grande de Vietnam y genera alrededor de 150 toneladas de desechos todos los días, la mayoría de los cuales son plásticos. Estos residuos se consideran no reciclables y actualmente se envían a vertederos.

Sin embargo, los desechos plásticos vertidos en los vertederos se descompondrán gradualmente y se liberarán en los sistemas de aguas subterráneas y los ríos, proporcionando una fuente continua de microplásticos a los océanos.

Para romper este ciclo, los investigadores que trabajan en el proyecto OPTOCE (Ocean Plastic Turned into an Opportunity in Circular Economy) están realizando un estudio piloto a gran escala. Su objetivo es explorar la posibilidad de recuperar energía y recursos de los residuos plásticos para su uso en una fábrica de cemento local y, al hacerlo, sustituir la necesidad de utilizar carbón y otras materias primas.

“Se transportaron más de 200 toneladas de desechos plásticos a la fábrica de cemento, donde se secaron al sol, se homogeneizaron y se alimentaron a una planta de calcinación como combustible alternativo”, dice Karstensen. “También analizamos los residuos de calzado de una fábrica de calzado local”, dice.

(6 , 6)