Reino Unido y Francia acordaron este miércoles intensificar de manera “urgente” los esfuerzos para combatir “las mortales travesías” de migrantes por el Canal de la Mancha, tras el naufragio en el que murieron 31 personas que querían llegar a Inglaterra, informó el gobierno británico.

En una conversación telefónica, el primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente francés, Emmanuel Macron, “coincidieron en la urgencia de aumentar sus esfuerzos conjuntos para impedir estos cruces y hacer todo lo posible para impedir la acción de bandas que ponen vidas en riesgo”, dijo un portavoz de Downing Street.

El “desastre” de hoy “demuestra lo vital que es incrementar los esfuerzos para acabar con el modelo de negocio de los gánsteres que están enviado a la gente de este modo a través del mar”, declaró Johnson a los medios en su residencia oficial de Downing Street.

Johnson sugirió que el Gobierno galo no ha dado todos los pasos que considera necesarios para evitar la salida de pequeños botes desde las costas francesas.

“Hemos tenido dificultades para persuadir a algunos de nuestros socios, particularmente a los franceses, para hacer las cosas de la forma en la que nosotros pensamos que requiere esta situación”, afirmó.

“Entiendo las dificultades que afrontan todos los países, pero lo que queremos ahora es actuar más de forma conjunta. Esa es la oferta que estamos haciendo”, agregó.

Trabajo estrecho con países vecinos

Posteriormente, el “premier” británico habló con el presidente francés, Emmanuel Macron, según un comunicado de Downing Street, con quien acordó la “urgencia de aumentar los esfuerzos conjuntos para impedir estos pasos mortales y para hacer todo lo posible por parar a las bandas responsables de arriesgar las vidas de personas”.

“Subrayaron la importancia de trabajar estrechamente con los vecinos en Bélgica y Países Bajos, así como socios en el continente si vamos a resolver el problema efectivamente antes de que la gente alcance la costa francesa”, señaló un portavoz de Johnson.

Ambos, de acuerdo con la nota, coincidieron en que las muertes del miércoles son un “crudo recordatorio” de que hay que “mantener todas las opciones abiertas” para detener estas vías migratorias y romper el modelo de negocio de las bandas criminales que se lucran con ellas.

La ministra de Interior del Reino Unido, Priti Patel, ofreció ayer que tropas británicas contribuyan a vigilar la zona del puerto galo de Calais para evitar salidas de migrantes, una propuesta que París por ahora rechaza.

Más de 25.600 personas han cruzado por mar hacia Gran Bretaña en lo que va de año, frente a 8.400 en el conjunto de 2020 y 1.800 en 2019.

jpob

(3 , 3)