Redacción MX Político.- El jueves se ordenó a los departamentos gubernamentales del Reino Unido que dejaran de instalar cámaras de vigilancia fabricadas en China en “sitios sensibles”.

La medida se produce cuando el gobierno actúa con más fuerza contra China y sus empresas por motivos de seguridad. La semana pasada ordenó a una empresa de propiedad china que se deshiciera de la mayor parte de Newport Wafer Fab, el mayor fabricante de semiconductores de Gran Bretaña.

Según el grupo de campaña Big Brother Watch, la mayoría de las organizaciones públicas en Gran Bretaña utilizan cámaras de CCTV fabricadas por Hikvision o Dahua.

En julio, un grupo de 67 parlamentarios y lores instó a Londres a prohibir la venta y el uso de equipos de vigilancia fabricados por las dos empresas, cuyos productos supuestamente han sido cómplices de abusos contra los derechos de la minoría uigur en Xinjiang.

La nueva orden del gobierno no llegó a prohibir por completo las empresas.

Pero desaconsejó el uso en Gran Bretaña de “sistemas de vigilancia visual” fabricados por empresas a las que la ley china exige que compartan inteligencia con los servicios de seguridad de Beijing.

Ninguna cámara de este tipo debería estar conectada a “redes centrales” en los departamentos gubernamentales, y los ministerios deberían considerar reemplazarlas en lugar de esperar actualizaciones programadas, dijo.

Una revisión del gobierno concluyó que, “a la luz de la amenaza para el Reino Unido y la creciente capacidad y conectividad de estos sistemas, se requieren controles adicionales”, dijo al parlamento el ministro principal Oliver Dowden.

“Por lo tanto, se ha dado instrucciones a los departamentos para que dejen de desplegar dicho equipo en sitios sensibles, donde es producido por empresas sujetas a la ley de inteligencia nacional de la República Popular China”.

Algunos ministerios individuales del Reino Unido ya han estado retirando el equipo de Hikvision, luego de que una de las cámaras de la compañía en junio de 2021 captara al entonces secretario de salud, Matt Hancock, besando a un asistente en violación de las reglas de COVID. Se vio obligado a dimitir.

(7 , 7)