Redacción Mx político.- El gobierno británico ha bloqueado la adquisición de un fabricante de microchips con sede en Gales por parte de una empresa de propiedad china, calificándolo de riesgo para la seguridad nacional.

Nexperia, una empresa holandesa propiedad de Wingtech de China, anunció el año pasado que había adquirido una participación del 100% en Newport Wafer Fab, uno de los mayores fabricantes de semiconductores de Gran Bretaña.

El gobierno dijo el miércoles por la noche que el secretario de Negocios, Grant Shapps, emitió una orden que “requiere que Nexperia venda al menos el 86% de Newport Wafer Fab para prevenir posibles riesgos de seguridad nacional”.

Shapps dijo que el desarrollo del sitio de Newport por parte de Nexperia podría “socavar las capacidades del Reino Unido” en el sector.

Nexperia dijo que estaba “conmocionado” por la decisión.

“La decisión es incorrecta y apelaremos para anular esta orden de desinversión para proteger los más de 500 puestos de trabajo en Newport”, dijo Toni Versluijs, gerente de país de la firma en el Reino Unido. “Esta decisión envía una señal clara de que el Reino Unido está cerrado para los negocios”.

Gran Bretaña ha luchado por equilibrar la importancia de los lazos económicos con China y las preocupaciones sobre la creciente influencia y asertividad global de Beijing.

El jefe de la agencia de inteligencia MI5 de Gran Bretaña, Ken McCallum, destacó el miércoles la “escala y amplitud de la adquisición de información (de China), utilizando no solo oficiales de inteligencia y piratas informáticos, sino también empresarios e investigadores para robar información gubernamental y comercial por igual”.

En una cumbre del Grupo de los 20 en Indonesia esta semana, el primer ministro británico, Rishi Sunak, dijo que China era “la mayor amenaza estatal para nuestra seguridad económica”, aunque también destacó la importancia de los lazos con Beijing.

El Grupo de Investigación de China de legisladores conservadores del Reino Unido, que se opone a estrechar lazos con China, acogió con satisfacción la decisión del gobierno.

“Nuestra seguridad a largo plazo se basa en la resiliencia de nuestra economía y eso significa garantizar que no permitamos que los activos estratégicos caigan en manos de poderes autoritarios en aras del avance a corto plazo”, dijo en un comunicado.

(8 , 8)