Frente a la entrada de las instalaciones del cuartel militar esta noche se llevó a cabo una misa de reconciliación, con el fin de acabar con las agresiones mutuas entre soldados y habitantes de la cabecera municipal de Aguililla.

Encabezados por el cura del templo de Nuestra Señora de Guadalupe, Gilberto Vergara, al menos 400 personas entre niños y adultos partieron de la iglesia ubicada en el centro de Aguililla hacia la base militar que se encuentra en la orilla de esta población de aproximadamente 8 mil habitantes.

La misa fue denominada por la “reconciliación y la paz” que permita relajar la tensión que ha habido en la última semana entre al menos 200 hombres y militares que están bajo servicio en el cuartel, porque ya ha habido al menos cinco lesionados.

La gente de Aguililla está molesta porque desde hace al menos dos meses han sido frecuentes las incursiones del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Carteles Unidos de Michoacán, que han utilizado las calles y zonas periféricas de la cabecera municipal y de otras localidades como El Platanillo, La Calabaza, El Limoncito y El Aguaje, para enfrentarse a balazos, aterrorizando a la gente.

(2 , 1)