Redacción Mx Político.- Casi nueve de cada 10 personas en el Reino Unido (86%) quieren que los vehículos autónomos estén etiquetados para que puedan distinguirse claramente de los vehículos conducidos por humanos, según una nueva encuesta importante dirigida por investigadores de la UCL.

El equipo de investigación encuestó a 4.860 miembros del público británico a fines de 2021 sobre sus actitudes hacia los vehículos autónomos. Las preguntas se crearon luego de entrevistas con 50 expertos involucrados en el desarrollo de la tecnología.

Los investigadores descubrieron que, si bien los expertos tendían a restar importancia a las preocupaciones sobre los vehículos autónomos, el público se mostraba más escéptico. Este escepticismo, dijeron los investigadores, no se resolvería con una mejor comprensión pública de la tecnología, sino que reflejaba incertidumbres reales que los desarrolladores debían abordar.

La mayoría de los encuestados se sentían incómodos con la idea de usar vehículos autónomos (58 %) o compartir la carretera con ellos (55 %), una tendencia que se ha mantenido constante durante cinco años de encuestas públicas.

El profesor Jack Stilgoe (Estudios de ciencia y tecnología de la UCL), que dirigió el proyecto, dice que “los vehículos autónomos a menudo se publicitan como heraldos de una nueva revolución del transporte, pero si se quiere que se conviertan en una tecnología útil, el mundo tendrá que adaptarse a apoyar su uso, con nuevas reglas de tránsito y nueva infraestructura, también habrá nuevos riesgos”.

“Estos cambios deben ser discutidos ampliamente, no solo por los legisladores y las personas que desarrollan la tecnología”.

“Algunos desarrolladores de tecnología están preocupados de que, si los vehículos autónomos están etiquetados, los conductores, peatones y ciclistas se confundirán o incluso se aprovecharán de ellos en la carretera. Nuestra investigación sugiere que las personas son escépticas de que los vehículos autónomos se comporten como vehículos conducidos por humanos. Quieren saber cuándo están lidiando con un nuevo objeto en la carretera”.

Los investigadores dijeron que los hallazgos de su encuesta apuntaron a una serie de recomendaciones para los formuladores de políticas:

  • Transparencia. Nueve de cada 10 personas (92 %) coincidieron en que, en caso de colisión, “todos los datos deben ponerse a disposición de los investigadores”. Actualmente, las empresas de vehículos autónomos no están necesariamente obligadas a compartir sus datos de accidentes con los investigadores. Esto contrasta con el sector de la aviación, donde las cajas negras, los testigos independientes clave en las investigaciones de accidentes aéreos, son obligatorias en todas las aeronaves.
  • Altos estándares de seguridad. El 61 % de los encuestados apoyó altos estándares de seguridad y estuvo de acuerdo en que los vehículos autónomos deberían ser “mucho más seguros que el conductor humano más seguro” o “nunca causar una colisión grave”.
  • Etiquetado. El 86% de los encuestados estuvo de acuerdo en que los vehículos autónomos deberían estar claramente identificados.
(4 , 1)