Redacción Mx Político.- El primer caso de COVID-19 identificado en Wuhan, China y presentado como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue en realidad días más tarde de lo que se creía anteriormente y en un mercado de animales, dijo un importante científico en la revista Science el jueves.

En lugar de que el paciente original fuera un hombre que nunca había estado en el mercado de Wuhan donde se vendían animales domésticos y silvestres, el primer caso conocido de COVID-19 resultó ser una mujer que había trabajado en el mercado, escribió el virólogo Michael Worobey.

Para Worobey, esa pieza clave de información y su análisis de otros casos tempranos de COVID-19 en la ciudad, claramente inclinan la balanza hacia que el virus se haya originado en un animal.

Sin evidencia definitiva, el debate entre los expertos se ha desatado desde el inicio de la pandemia hace casi dos años sobre el origen del virus.

Worobey fue uno de los aproximadamente 15 expertos que a mediados de mayo publicó una columna en Science exigiendo una seria consideración de la tesis de que el virus se había filtrado de un laboratorio en Wuhan.

En este último artículo, argumentó que su investigación sobre el origen del brote “proporciona una fuerte evidencia de un origen de la pandemia en el mercado de animales vivos”.

Una de las críticas a la teoría del mercado fue que las autoridades sanitarias alertaron sobre casos de una enfermedad sospechosa vinculada al mercado a partir del 30 de diciembre de 2019, que habría introducido un sesgo que llevó a la identificación de más casos allí que en otros lugares, ya que ya se había llamado la atención sobre él.

Para contrarrestar ese argumento, Worobey analizó los casos notificados por dos hospitales antes de que se diera la alerta.

Esos casos también estaban vinculados en gran medida al mercado y, no obstante, esos casos no se concentraban geográficamente a su alrededor.

“En esta ciudad de 11 millones de habitantes, la mitad de los primeros casos están relacionados con un lugar del tamaño de un campo de fútbol”, dijo Worobey al New York Times.

“Se vuelve muy difícil explicar ese patrón si el brote no comenzó en el mercado”.

Otra crítica a la teoría se basó en el hecho de que el primer caso identificado no tenía relación con el mercado.

Pero aunque el informe de la OMS afirmó que el hombre identificado originalmente como paciente cero había estado enfermo desde el 8 de diciembre, en realidad no estuvo enfermo hasta el 16 de diciembre, según Worobey.

Esa deducción se basó en una entrevista en video que encontró, de un caso descrito en un artículo científico y de un registro médico del hospital que coincidía con el hombre de 41 años.

Eso significaría que el primer caso denunciado sería la mujer que trabajaba en el mercado, que enfermó el 11 de diciembre.

Peter Daszak, el experto en enfermedades que estaba en el equipo de investigación de la OMS, dijo que estaba convencido por el análisis de Worobey.

“Esa fecha del 8 de diciembre fue un error”, dijo al Times.

(17 , 17)