La ciudad de Los Ángeles ha sido denunciada por los activistas pertenecientes al Black Lives Matter, esto a consecuencia de la respuesta que dio el ayuntamiento ante una manifestación que tuvo lugar frente a la casa del alcalde Eric Garcetti en diciembre de 2020, alegando que fueron brutalizados por oficiales que empuñaban bastones.

En la denuncia conjunta de los defensores demandan que cerca de unas 50 personas fueron golpeadas por los agentes del estado de Los Ángeles, pese a que las víctimas no representaban amenaza para los agentes o para alguien cercano a la zona.

Ante está situación, la capitana Stacy Spell, portavoz de la policía de Los Ángeles dijo que el departamento de policía no podía comentar sobre la demanda. Sin embargo, defendió las acciones de los oficiales, diciendo que solo se habían acercado a algunos manifestantes, después de que intentaran arrestar a un individuo con un megáfono.

La política del departamento sostiene que los oficiales sólo pueden golpear con bastones a las personas si representan una amenaza física. Sin embargo, este hecho provocó la condena de algunos líderes quienes acusaron a los oficiales de usar fuerza excesiva.

Los líderes de Black Lives Matter habían organizado protestas diarias fuera de la casa del alcalde, debido a charlas políticas con Joe Biden. Los manifestantes se opusieron a un posible nombramiento politico de Garcetti, debido a su historial con la ciudad de Los Ángeles.

Ante la falta de transporte, vivienda y vigilancia en la ciudad. A Garcetti no se le otorgó un puesto en el gabinete, pero se le ofreció el puesto de embajador en India. El nombramiento fue confirmado este miércoles por la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado , pero aún debe pasar por el Senado.

La nueva denuncia alega el asalto y agresión por parte de los oficiales, también menciona que los derechos de los manifestantes fueron violados, pues fueron amenazados, intimidados y se hizo uso de fuerza irrazonable.

(5 , 1)