• Dirigentes envueltos en corrupción
  • Q. Roo y Tamaulipas, secuestrados
  • Orden de aprehensión a M.Alemán

Redacción MXPolítico.- López Obrador es incansable cuando se trata de hablar de su combate a la corrupción y a la impunidad. Sin embargo todos sus esfuerzos chocan brutalmente con el presente y con muchas de las acciones cometidas por miembros de su equipo cercano, pero también de los aliados, de quienes le aseguran un número de curules prometiéndole respaldar en todo momento sus iniciativas, comprometiéndose a su aprobación y manteniendo un chantaje permanente, cobrando facturas al sacar adelante las peticiones hechas. Tanto el Verde Ecologista como el propio Partido del Trabajo cargan una voluminosa maleta en cuyo interior se aprecia un sinnúmero de corruptelas, de abusos, de ilegalidades. Viajan con ella por la ruta lopezobradorista, considerando están cubiertos en todo momento, contra cualquier clase de tormenta. Como el primer mandatario gusta de solicitar pruebas, comencemos con los verdes.

Para ver quien es quien en las ilegalidades, los fraudes, las corruptelas dentro de los partidos políticos, iniciamos con esta casta de aplaudidores y comparsas del actual gobierno, quienes han extendido sus tentáculos en varias entidades.. En Quintana Roo, el secretario general del Partido Verde  ha sido exhibido en un medio internacional: Latinus,  y lejos, muy lejos de aportar pruebas en su defensa, tantas como las expuestas dejando en claro lo ilegal de sus operaciones, siguió el consejo de un experto ex gobernador negando los señalamientos, rechazando las acusaciones. Así, Pablo Bustamante refirió la existencia de una “guerra sucia” debido a su participación dentro de la planilla de la reelecta presidente municipal. Será nada menos el Sindico más a modo que ha tenido el municipio Benito Juárez, Cancún. Como se recordará y fue dado a conocer, se habla de un “supuesto” despojo de departamentos en el cual aparece toda la familia de Bustamante. Lo difundido por el área de reportajes de investigación en el espacio de Loret de Mola en Latinus, refiere acciones fraudulentas en inmuebles de alta plusvalía, los cuales han sido realizados durante los últimos 13 años de manera consecutiva y con el conocimiento de los ex gobernadores González Canto y Borge Angulo así como del propio Joaquín González. La terna de denunciados la conforman Erika García, Gustavo Miranda y Luis Pablo Bustamante. Doña Erika se dice empresaria y es madre de Gustavo Miranda, Bustamante es dirigente estatal del Verde y socio de los mencionados. Sobresale la confiscación del departamento ubicado en el piso 19 del edificio Majoris Power, parte de las construcciones en Puerto Cancún.

El desenlace de los fraudes inmobiliarios sigue pendiente de ser juzgado a plenitud, pero debido a los desordenes provocados por los Verdes en Quintana Roo, el periodista y analista político Hugo Trejo se dio a la tarea de documentar su trayectoria, la cual hoy reproducimos eliminando, por razones de espacio, algunos renglones: “A finales de 1993, previo al destape del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para la Presidencia de la República, hace su aparición en Quintana Roo el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), cuyo dirigente nacional era en aquel tiempo Jorge González Torres, hermano menor del “Doctor Simi”, dueño de la popular cadena de farmacias a la que debe su apodo, y padre de Jorge Emilio González Martínez, mejor conocido como “El Niño Verde”, apodo que le endilgaron en la Asamblea de Representantes del entonces Distrito Federal, posición en la que lo colocó su “papi” cuando apenas era un imberbe mozuelo veinteañero. El PVEM inició operaciones en la entidad con enviados directos de Marcelo Ebrard Casaubón, actual canciller mexicano que entonces fungía como secretario particular y hombre de todas las confianzas del regente del Departamento del DF, Manuel Camacho Solís, que también era uno de los aspirantes más renombrados para la candidatura presidencial priista.

“Los enviados por Marcelo Ebrard para operar el PVEM en Quintana roo eran Mario Vargas Paredes, actual dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad de Quintana Roo y el arquitecto Héctor Tenorio. Ambos no alcanzaron a llegar en sus funciones como operadores de la “casa verde” que habilitaron frente a la escuela secundaria federal “Adolfo López Mateos” ni una sola elección local, pues al destape del ejecutado de Luis Donaldo Colosio Murrieta, en esas últimas semanas de 1993, el papá de “El Niño Verde”, González Torres, se apropió del partido que era auspiciado por Camacho Solís y barrió con todo lo que oliera a camachismo en su estructura. Así fue que tanto Vargas Paredes como Héctor Tenorio fueron desplazados de la dirigencia estatal del PVEM en Quintana Roo, mediante un fax enviado a la Comisión Estatal Electoral por el dueño de la franquicia verde. En su lugar se puso a un antiguo policía que ya había sido dirigente del desaparecido Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y exdiputado local, Francisco Ermilo Lara González; éste no duró mucho en el cargo partidista y en su lugar apareció de la nada Marisol Ávila Lagos, quien sin carrera política alguna fue diputada local por el Verde en dos ocasiones y secretaria del Medio Ambiente en los primeros meses del Gobierno de Félix González Canto, en 2005.

“Sin embargo, en 2002 el PVEM, franquicia política de Jorge Emilio González Martínez, “El Niño Verde”, ganó la presidencia municipal de Benito Juárez con Juan Ignacio García Zalvidea. En 2004 “El Niño Verde” comenzó a hacer notoria su nefasta presencia en Quintana Roo al ser denunciado, mediante una videograbación, por traficar influencias al estar negociando un cambio de uso de suelo en Cancún pidiendo un soborno de 3 millones de dólares. En su defensa sólo dijo que lo habían “chamaqueado”.En 2005, tras perder el PRI la mayoría del Congreso del Estado, el gobernador Félix González Canto negocia con “El Niño Verde” el apoyo de los diputados verde ecologistas para tener él, no el PRI, el control del Legislativo. González Canto negoció también con el PAN y Convergencia, pero sus acuerdos con “El Niño Verde” fueron más profundos y costosos para el Estado y para su partido, el PRI. De esa negociación en 2005, “El Niño Verde” impuso a Marisol Ávila Lagos, ex dirigente estatal y diputada verde ecologista en dos ocasiones, como secretaria de Medioambiente en el gobierno de González Canto, al igual que a Ludivina Menchaca Castellanos como titular de la Cojudeq.

“González Canto profundizó aún más la alianza con “El Niño Verde” en la elección federal de 2006, pues le cedió la candidatura al Senado para Ludivina Menchaca. Desde entonces el PVEM se alió con el PRI a nivel nacional y en Quintana Roo “El Niño Verde” se convirtió en el jefe político gracias a su relación cercana con Enrique Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México e inminente candidato presidencial en 2012 y presidente de México hasta 2018, así como a la corta visión política de González Canto. Fue así que, con la influencia de Peña Nieto a su favor, comenzó a “chamaquear” a los gobernadores González Canto y Roberto Borge Angulo, ante quienes impuso sus intereses económicos y políticos, convirtiéndose en el principal corruptor e intermediario entre el Ayuntamiento de Benito Juárez y los grupos económicos interesados en obtener prebendas, concesiones y cambios de usos de suelo de manera irregular. El Niño Verde desde entonces impuso en el Cabildo y en los gabinetes municipales a personajes de su confianza. La influencia de “El Niño Verde” fue tal en los gobiernos priistas quintanarroenses desde 2005 hasta 2016, que los tenía a su servicio hasta para limpiarlo de las implicaciones que tuvo en la muerte de una mujer húngara que fue arrojada desde un departamento de su propiedad durante una de las frecuentes fiestas de las que era organizador.

“Tal era su cercanía con Peña Nieto y su autoridad política sobre los gobernadores priistas de Quintana Roo, que en 2012 se impuso como candidato a senador en la alianza PRI-PVEM por encima de González Canto, que en ese tiempo se creía que era el “jefe político” de la entidad aún como exgobernador. Y en 2016 fue quien decidió que el candidato priísta a suceder a Borge Angulo fuera Mauricio Góngora Escalante, a cambio de que le cedieran el Municipio de Benito Juárez para gobernarlo de manera más directa con el imberbe Remberto Estrada Barba, a quien de manera previa había hecho regidor y diputado local por el PVEM. Fue tal la frustración y la impotencia política del gobernador priísta Beto Borge por no haber podido imponer a su “delfín” José Luis “Chanito” Toledo, que no se aguantó y escribió un mensaje en su celular que se hizo público y que rezaba: “El H de P ya se cree dueño del estado”.

“Por su parte “Chanito” Toledo no dejaba de decir a quien quisiera escucharlo que no había sido candidato a gobernador por el PRI-PVEM porque no accedió a cumplir las condiciones que le exigió “El Niño Verde”. Es en el arranque del proceso electoral de 2016 en Quintana Roo que se cruzan los caminos de “El Niño Verde” y Mara Lezama Espinosa, la candidata a reelegirse por la coalición Juntos Haremos Historia impulsada por el PVEM y su dueño ya multimencionado. Mara Lezama, en su función de conductora de un programa radiofónico de gestión social en la ciudad de Cancún, llegó a posicionarse como una prospecta competente para participar en la contienda por la presidencia municipal de Benito Juárez, fue asediada tanto por la coalición PAN-PRD, que abanderó como candidato a la gubernatura al gobernador Carlos Joaquín González, como por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) que venía en crecimiento y se aprestaba a participar por vez primera en una contienda electoral en Quintana Roo.

“Después de despertar expectativas en uno y otro bando, de los dos opositores al proyecto “El Niño Verde” en la coalición PRI-PVEM, encabezado por Remberto Estrada Barba, Mara Lezama se decidió por abanderar a Morena por unos días, ya que en los inicios de la campaña dimitió a la candidatura argumentando haber sufrido amenazas en contra de su persona y de su familia, nada más falso porque posteriormente trascendió información sobre los beneficios económicos y otras prebendas que recibió del Gobierno estatal, que esa dimisión a la candidatura morenista le arrojó. En el periodo temporal de su dimisión el único proyecto político al que ponía en riesgo era el encabezado por el imberbe Remberto Estrada Barba como candidato del “Niño Verde” a la presidencia municipal de Benito Juárez por la coalición PRI-PVEM. Luego entonces el único con interés genuino en juego en esa elección que pudo haberla amedrentado, como lo denunció públicamente para justificar su renuncia a contender, era “El Niño Verde”, porque el entonces gobernador Borge Angulo, dada su frustración por no haber podido imponer a su “delfín” “Chanito” Toledo y su animadversión declarada en contra del “H de P” que “ya se siente dueño del estado”, difícilmente iba a arriesgarse a amenazar a alguien para favorecer un proyecto político que no solo no era suyo, sino que era de quien se había burlado y pasado por alto la autoridad política que tanto se afanaba en ostentar como gobernador de Quintana Roo”.

La influencia del heredero de las franquicia Verde, sigue vigente e inclusive se dan el lujo de imponer a su líder Bustamante, sobre quien pesan las severas denuncias por los despojos inmobiliarios como regidor del “nuevo” cabildo. Corrupto como es, ya infectó aún más al dirigente nacional morenista, a Mario Delgado, con quien tuvo una reunión recientemente y se dice se hicieron acompañar por un par de atractivas jóvenes cargando maletas cuyo contenido serviría para “apoyar lo que se tenga que apoyar”. 

La gran mascarada…

“Cuando en 2016 la coalición PRI-PVEM-Panal perdió la elección a gobernador frente a la coalición PAN-PRD, cuya candidatura fue encabezada por el actual gobernador Carlos Joaquín González y estaba en disputa el control del Congreso del Estado, por lo cerrado de los resultados electorales en la elección de diputados, “El Niño Verde” González Martínez, se vio obligado a exhibirse como el jefe político de esa coalición partidista, al acudir personalmente a la sede del Poder Legislativo estatal para amedrentar y tratar de jalar a su redil a los diputados electos priistas, sobre todo a la actual dirigente estatal del PRI, Candelaria Ayuso Achach, para que no defeccionaron, como algunos lo hicieron, y mantener el control del Congreso del Estado, cosa que no logró y se retiró a su refugio de la torre Emerald de la Zona Hotelera de Cancún, desde donde continuó manejando las operaciones irregulares del Ayuntamiento de Benito Juárez. En 2018, “El Niño Verde” impide la reelección de Remberto Estrada Barba y respalda la elección de Mara Lezama como lo hizo en agosto pasado cuando sus títeres dirigentes del PVEM manifestaron públicamente todo su respaldo a la presidenta municipal de Benito Juárez en funciones de candidata a la reelección. “El Niño Verde”, con la influencia tan fuerte que tiene en la cúpula de Morena, no sólo impuso a Mara Lezama en la candidatura a la presidencia municipal de Benito Juárez, sino que infiltró a todo Morena en Quintana Roo, poniendo y quitando candidatos a modo: Laura Fernández Piña y Juan Carrillo Soberanis son candidatos a diputados federales verdes en la coalición de Morena, cuando hace unos meses apenas eran orgullosos priistas de la joven generación de Félix González y Roberto Borge; ahora son, junto con Anahí González y Mara Lezama, parte fundamental de la “familia verde” que se enmascaró en Morena para consolidar el poderío político y delincuencial de “El Niño Verde” en Quintana Roo”. Y, esa es la historia.

ASOCIACIÓN DELICTUOSA

En el mismo caso del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, la Embajada de Estados Unidos informó a México que el FBI investiga a un operador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y dos de sus hermanos, por lavado de dinero a nivel internacional. En el oficio suscrito por Joseph González, Agregado Jurídico de la Embajada estadounidense, que fue dado a conocer por el Presidente López Obrador, aparecen los hermanos Alfonso, Bernardo y Gerardo Pasquel Méndez. Ante el señalamiento, el defensor de los Pasquel, José Miguel Castillo, dijo que sus clientes siempre se han dedicado a actividades legales y que, en caso de ser investigados por las autoridades, acreditarán el origen de su patrimonio.


Gerardo Pasquel fue consejero nacional del Partido Verde y diputado local de esa organización política en el Estado de México, en una legislatura que coincidió con el gobierno estatal de Enrique Peña Nieto. Es también propietario de Rack Star S.A de C.V, empresa que produjo en el sexenio pasado la publicidad en formato de cine minutos para el Gobierno federal. La empresa fue contratada también por el Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, en su campaña de 2018 como candidato independiente a la Presidencia de la República, en dos convenios que sumaron 5 millones de pesos.


Algunas versiones periodísticas mencionan que Gerardo fue socio de David León Romero en una empresa consultora de medios de comunicación. León fue nombrado en la presente Administración como responsable de Birmex, la distribuidora paraestatal de medicamentos, pero su paso fue fugaz, pues fue relevado del cargo al revelarse un video en el que entrega dinero en efectivo a Pío López Obrador, hermano del Presidente, para la campaña de Morena en Chiapas en 2015. En el caso de Bernardo Pasquel, es propietario de Intercontinental de Medicamentos (Intermed) y presidente del equipo de beisbol El Águila de Veracruz. El pasado 8 de diciembre el empresario farmacéutico fue recibido en Palacio Nacional por el Presidente López Obrador, en un evento donde se anunciaron dos nuevas franquicias de equipos de beisbol, la de su equipo y la de Los Mariachis de Guadalajara.


En tanto, Alfonso Pasquel es un licenciado en administración de empresas, egresado de la Universidad Anáhuac, y su nombre aparece como beneficiario del Programa de Fomento Ganadero (Progan). En el oficio de la Embajada estadounidense también aparecen 18 empresas que son investigadas por lavado a nivel internacional, sin embargo, Rack Star e Intermed no son parte de ellas. El documento señala a 33 personas físicas y morales, pero la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) bloqueó las cuentas de 37 por el mismo caso de Cabeza de Vaca. La diferencia es que los nombres de estas últimas no han sido dados a conocer en su totalidad.

Así es, de esta forma se comporta el partido aliado al presidente de la República y su Movimiento. Caras vemos y hoy si pasado conocemos.

DE LOS PASILLOS

Tras la presentación de una denuncia por parte de autoridades de la Secretaría de Hacienda, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó y obtuvo de un juez de un Centro de Justicia Penal Federal de la Ciudad de México una orden de arresto contra Miguel Alemán Magnani, presidente del Grupo Alemán y presidente ejecutivo de ABC, así como de Aerolíneas Interjet, a quien se le acusa de defraudación fiscal por un monto de 65 millones de pesos como consecuencia del adeudo del empresario como directivo de esa aerolínea al Servicio de Administración Tributaria (SAT), en 2018. El delito que se le imputa no prevé la prisión preventiva oficiosa, por lo que, en caso de ser detenido y vinculado a proceso, el nieto del ex presidente Miguel Alemán Valdés e hijo del ex gobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco, podría llevar su proceso penal en libertad. Sin embargo, la FGR puede solicitar la prisión preventiva justificada bajo el argumento de riesgo de evasión. Esta denuncia penal se suma a la huelga que mantienen cinco mil empleados de Interjet, desde enero, por el adeudo de pago de seguridad social, créditos del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y del Fondo Nacional para el Consumo… 

Esperamos sus comentarios al correo: Lilia_arellano@yahoo.com;

www.facebook.com/liliaarellanooficial Twitter @Lilia_Arellano1

Disfruta de los programas que tenemos para ti en nuestro canal oficial de

www.youtube.com/mxntelevision

___

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(7 , 1)