El pasado martes, el líder de Perú, Pedro Castillo logró evitar un juicio político de destitución en el Congreso.

El Congreso de Perú, liderado por la oposición derechista, rechazó a debate la moción para iniciar proceso de juicio político contra el presidente Pedro Castillo, bajo la causal de incapacidad moral permanente.

“No ha sido admitida la moción” de vacancia presidencial, declaró la jefa del Congreso, María del Carmen Alva, luego que el pedido de llevar a juicio político a Castillo consiguiera solo 46 votos en el plenario.

Los partidos de derecha fueron quienes promovieron la iniciativa, a pesar de que cuestionaron su victoria en junio alegando fraude.

En los últimos cuatro años, ésta es la quinta moción de juicio político contra un presidente peruano.

El mandatario peruano quedó en entredicho por un escándalo de supuesta injerencia del gobierno en los ascensos militares, lo que dio pie al pedido de destitución. Por este caso, además, fue citado a declarar el 14 de diciembre ante la fiscal nacional, Zoraida Ávalos.

Si el pedido hubiese sido admitido, Castillo habría tenido que comparecer ante el plenario a enfrentar los cargos y presentar sus descargos. Sin embargo, era muy difícil que los opositores consiguieran luego los 87 votos necesarios para declarar la vacancia presidencial por “incapacidad moral”.

(10 , 1)