Redacción MX Político.- Los miembros del Bundestag alemán (Cámara Baja) aprobaron este viernes (10.12.2021) una ley que obliga al personal médico a vacunarse contra el SARS-CoV-2, un primer paso previo a la obligación de la vacunación para toda la población, que podría aprobarse a principio del año que viene y en lo que ya trabaja el nuevo gobierno germano. 

El proyecto de ley, que busca proteger a los grupos particularmente vulnerables, fue ampliamente respaldado en el Bundestag (donde socialdemócratas, ecologistas y liberales, impulsores de la propuesta, tienen la mayoría) con 571 votos a favor, 80 en contra y 38 abstenciones. Se espera que el Bundesrat, la Cámara Alta, ratifique esta misma jornada la ley, con lo que quedaría concluido el trámite parlamentario.

La nueva normativa señala que todas las personas que trabajen en hospitales, residencias para personas mayores y centros médicos tendrán que estar vacunadas o haber superado el COVID-19. Los empleados de centros con personas discapacitadas, clínicas de día, consultas médicas, servicios de emergencia y establecimientos socioeducativos también están considerados.

Inaceptable no estar vacunado

La ley sostiene que las profesiones médicas tienen una “responsabilidad particular”, ya que están “en contacto estrecho e intensivo con los grupos de personas que presentan un riesgo elevado de infección y de evolución grave o mortal de la enfermedad”. Estos empleados tienen hasta el 15 de marzo de 2022 para demostrar que tienen la pauta completa de vacunación. Si no es así, la Oficina de Salud local será informada y se prohibirá el acceso al puesto de trabajo al funcionario.

El proyecto de ley aprobado por el Bundestag también permitirá que, para acelerar la campaña de vacunación, las dosis puedan ser suministradas en farmacias y también por parte de dentistas y veterinarios que cumplan con determinados requisitos, durante un periodo de tiempo limitado. Junto a este proyecto, el nuevo Gobierno trabaja ya en un marco legal para la introducción de la vacuna obligatoria de modo generalizado, con el objetivo de tenerlo listo para entrar en el trámite parlamentario hacia febrero.

El ministro de Salud, Karl Lauterbach, había dicho en su defensa de la nueva ley que es “inaceptable” que aún quede personal sanitario sin vacunar. “Es absolutamente inaceptable que en establecimientos donde la gente vive, aquellos a quienes se ha confiado su protección no estén vacunados y mueran personas de forma innecesaria debido a ello”. La tasa de vacunación en Alemania es baja en comparación con otros países desarrollados. Apenas el 69,4 por ciento de la población tiene su pauta completa y el 21,3 por ciento la dosis de refuerzo.

jpob

(7 , 1)