La ONU alertó que los países en vías de desarrollo requieren una financiación para adaptarse al cambio climático la cual es entre cinco y diez veces inferior al costo de las medidas para luchar contra ese fenómeno. Este hecho es un tema de negociación en la COP26 de Glasgow.

El responsable del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), Inger Andersen mencionó que esos esfuerzos “están muy lejos de ser suficientes, (el mundo) debe incrementar radicalmente sus esfuerzos para adaptarse al cambio climático”.

En 2019, los países con buena solvencia económica proporcionaron un total de 79,600 millones de dólares en ayudas para luchar contra el cambio climático a los países en vías de desarrollo, pero dos tercios de esa suma fueron destinadas a los proyectos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, lo que se conoce como mitigación, en lugar de destinarse al capítulo de adaptación.

Algunas organizaciones ecologistas consideran que la adaptación es la vía más urgente y práctica para enfrentarse a un fenómeno inevitable, el del calentamiento del planeta, vista la demanda de energía para satisfacer el crecimiento en los países en desarrollo en África, Asia, Oriente Medio o América Latina.

Las necesidades de financiación son cada vez más acuciantes: entre “140 a 300,000 millones de dólares anuales de aquí a 2030”, y entre “280 y 500,0000 millones anuales de aquí a 2050”, tan solo para los países en vías de desarrollo, así lo señaló la PNUMA.

“Las pruebas sugieren que esta diferencia es más importante que durante el último informe de 2020 y que está aumentando”.

“Incluso si acabáramos con las emisiones de gas de efecto invernadero hoy, el impacto del cambio climático continuaría durante décadas”, destacó Inger Anderson.

(3 , 1)