Redacción, Noticias MX Político. El coordinador del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado, Julen Rementería del Puerto, anunció que el llamado bloque de contención alista una acción de inconstitucionalidad en contra del llamado “decretazo” del presidente Andrés Manuel López Obrador para declarar de seguridad nacional todas las obras del gobierno.

Lo anterior, tras el rechazo de la presidencia de la Mesa Directiva de interponer una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Según Proceso, en conferencia de prensa, el líder de la bancada panista calificó como “ilegal” la decisión de la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, de desechar por anticipado la controversia constitucional solicitada por 53 legisladores en contra del acuerdo presidencial con el que se eliminan todas las disposiciones legales para las obras del gobierno.

“Me parece que la presidenta interpreta o añora aquellos tiempos cuando fue ministra de la Corte y lo que quiso hacer es una interpretación, como si ella tuviera que hacer una ponencia o una propuesta, como si fuera parte de la Corte, como si fuera ponente, y lo que tuvo que hacer es simplemente solicitar el escrito para que se presentara esta controversia”, afirmó el legislador panista.

En respuesta, los grupos de oposición alistan una acción de inconstitucionalidad, que requiere el 33% de los senadores y senadoras de la Cámara Alta, pese a que reconocen que la figura jurídica idónea en contra del “decretazo” es la controversia constitucional, que en el caso del Senado sólo puede interponer la presidenta del mismo.

“Como este es un tema que tendrá una afectación general, nosotros creemos que puede caber, puede llegar a valorarse una acción de inconstitucionalidad, aunque aparentemente de entrada, así de golpe, no fuera la figura que se podría invocar a primera instancia, pero con las consideraciones, las valoraciones y la argumentación que se tiene, yo creo que pudiera llegar a caminar”, explicó.

Rementería del Puerto sostuvo que el acuerdo de López Obrador es “un retroceso”, pues cualquier obra de infraestructura de este gobierno se tiene que hacer, pese a que viole la ley, y atropella al Senado y a la Cámara de Diputados y a los ciudadanos.

“Es increíble, estamos en un país en donde ya no existen las reglas para efectos prácticos, eso es lo que propone el decreto, ya no hay que considerar ninguna tentación, ningún incumplimiento en ninguna ley, porque lo que se va a hacer es al final de cuentas lo que el presidente diga, y eso es gravísimo”, criticó.

jam

(8 , 1)