El miércoles 23 de febrero, el mandatario ruso Vladimir Putin ordenó una operación militar especial en el este de Ucrania en un mensaje a su nación, en lo que el Consejo de Seguridad de la ONU sesiona.

Mediante un mensaje a la nación, el líder ruso mencionó “hemos tomado la decisión de emprender una operación militar especial”.

Después de que Putin diera el discurso se realizaron las primeras explosiones en las ciudades ucranianas Kharkiv (la segunda localidad más grande de ese país), Mariupol, Kramatorsk y el equipo de CNN reportó explosiones cerca de Kiev, la capital.

Putin puntualizó que no está dentro de sus planes una invasión a Ucrania pero sí “desmilitarizar y desnazificar” a ese país.

El mandatario ruso solicitó a los efectivos ucranianos “deponer sus armas e irse a casa”.

A través de un mensaje, advirtió “un par de palabras para aquellos que pudieran verse tentados a intervenir. Rusia responderá inmediatamente y verán consecuencias que no han visto nunca antes en su historia”.

El mensaje de Putin se suscito al mismo tiempo que los integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU dialogaban en una reunión solictada por Ucrania.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres instó al presidente de Rusia, Vladimir Putin, a detener a sus tropas y permitir vivir a la gente, en medio de un posible ataque de ese país a Ucrania.

“De todo corazón, Presidente Putin, impida que sus tropas ataquen Ucrania. Dele una oportunidad a la paz. Ya ha muerto demasiada gente”, dijo Guterres en la reunión de Consejo de Seguridad de la ONU.

(12 , 1)