Redacción MX Político.- Una mortífera ola de calor afecta el oeste de Estados Unidos y Canadá, informan hoy medios de prensa.

El fenómeno que cubre el oeste de Canadá parece cada vez más mortífero, mientras las autoridades lo relacionan con un aumento de las muertes en Columbia Británica y los observadores se preocupan por el número de víctimas y la temporada de incendios forestales que está por llegar, informó hoy el diario Toronto Star.

Las temperaturas abrasadoras se abaten sobre gran parte de la parte occidental del continente, y el aumento de las temperaturas es un evento extremo consistente con un clima cambiante, precisó el rotativo.

En Vancouver, una de las docenas de ciudades y pueblos de la Columbia Británica que batieron récords de temperatura esta semana, la policía rogó al público que limitara las llamadas al 911, mientras el sindicato de paramédicos advertía que el sistema estaba empezando a ceder ante la demanda.

Por ejemplo en Vancouver hay reportes de más de 65 fallecidos desde que el calor comenzó el viernes, 20 de ellas el martes, mientras las autoridades dijeron que las cifras ‘cambiaban cada hora’.

‘La gran mayoría de estos casos están relacionados con el calor’, dijo un vocero de la policía canadiense.

En la cercana ciudad de Burnaby, la policía registró 25 muertes súbitas en un período de 24 horas. Se cree que todas ellas están relacionadas con el calor y muchas eran personas mayores, dijo la policía.

El Servicio de Médicos Forenses de Columbia Británica vio un ‘aumento significativo’ de fallecidos en los últimos días. Normalmente recibe unos 130 informes en un periodo de cuatro días, pero ha visto 233 entre el viernes y el lunes de esta semana, aunque un portavoz aseguró que aún no está claro cuántos podrían atribuirse al calor, aseguran informes.

A lo largo de varios días de calor extremo, las autoridades canadienses esperan ver entre 100 y 200 muertes más de lo habitual, informó The Star.

‘El calor es agobiante’, dijo Denise Haugen, propietaria de Suncatcher Crafts en Lytton, un pequeño pueblo de la Columbia Británica. Su pueblo es noticia por haber alcanzado los 49,5 C, batiendo por tercera vez en tres días el récord de temperatura más alta jamás registrada en Canadá.

En sólo el primer mes de verano en gran parte del hemisferio norte, el noroeste del Pacífico y Canadá están inmersos en una ola de calor sin precedentes.

Mientras la canícula se expande a escala global con grandes afectaciones en muertos y daños materiales, las proyecciones de la ONU sugieren que podría ser ya demasiado tarde para evitar el aumento de 1,5 grados centígrados en las temperaturas globales, que es el objetivo clave identificado en los acuerdos climáticos de París de 2015.

jpob

(15 , 1)