A través de una publicación en Twitter, el mandatario francés Emmanuel Macron anunció que El líder del grupo yihadista Estado Islámico en el Gran Sahara, Adnan Abu Walid al Sahraoui, fue “neutralizado” por las fuerzas francesas.

Macron precisó que el líder de este grupo, considerado responsable de la mayoría de ataques en Malí, Níger y Burkina Faso, estaba “muerto”.

“Se trata de un nuevo gran éxito en el combate contra los grupos terroristas en Sahel”, comentó.

Esta zona es escenario habitual de las acciones de dos grupos yihadistas: el Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS) y el el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, vinculado a Al-Qaeda.

En la “zona de las tres fronteras”, como es conocida, el EIGS ha perpretado ataques particularmente mortíferos contra civiles y militares.

En Níger, el 9 de agosto del 2020, el jefe del grupo ordenó personalmente el asesinato de seis trabajadores humanitarios franceses y del guía y conductor nigerinos que los acompañaban.

Por su parte, el ejército francés para junio y julio había abatido o capturado diferentes altos responsables de la rama del EIGS.

Luego de ocho años de vinculación importante con el Sahel, el presidente Macron anunció en junio una reducción de la presencia militar francesa en la zona y el fin de la operación antiyihadista Barkhane.

(6 , 1)