De acuerdo con el borrador al que accedió Reuters el martes pasado, Estados unidos se encuentra presionando a los líderes mundiales para que se lleven a cabo las denominadas metas ambiciosas para poner fin a la pandemia del Covid-19, entre las que se incluye garantizar que el 70 por ciento de la población mundial esté vacunada contra el virus en 2022.

El escrito de tres páginas, está dirigido a los países, organizaciones internacionales y grupos del sector privado invitados a una cumbre virtual sobre el Covid-19 prevista por Estados Unidos durante el período de la Asamblea General de las Naciones Unidas que comienza esta semana.

En el texto también se puede leer que, EU pide a los países con “capacidades relevantes” que donen mil millones de dosis de vacunas más y aceleren la entrega de las 2 mil millones de dosis ya comprometidas.

Por su parte, Karine Jean-Pierre quien es la vicesecretaria de prensa de la Casa Blanca confirmó el objetivo de vacunación del 70 por ciento, sin embargo no detalló sobre la cumbre o el documento.

En el documento se deja ver que Estados Unidos pide a los países más ricos que garanticen la disponibilidad de al menos 3 mil millones de dólares en 2021 y 7 mil millones de dólares en 2022 para la preparación de las vacunas y para combatir las dudas sobre las mismas.

Otros objetivos estratégicos son garantizar que al menos una de cada mil personas se someta a pruebas semanales antes de finales de 2021, y crear una capacidad que garantice que todos los trabajadores sanitarios tengan acceso a equipos de protección personal, como mascarillas, en 2021.

Así mismo, también se les pide a los países más ricos que aporten 2 mil millones de dólares para reforzar el suministro de oxígeno líquido a granel y que donen al menos mil millones de kits de pruebas para 2022 para los países de rentas baja y media-baja, y 3 mil millones de dólares en
medicamentos para el Covid-19 hasta 2022.

De igual forma, al sector privado se le pidió que financie una estrategia mundial de 2 mil millones de dólares para impulsar el suministro de sistemas de oxígeno para finales del próximo año, y que ponga a disposición de los países más pobres kits de análisis a un precio no superior a 1 dólar el kit.

Es por eso que desde el mes pasado, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otros grupos internacionales instaron a los líderes mundiales a acelerar la vacunación, advirtiendo que menos del 2 por ciento de los adultos en la mayoría de los países de bajos ingresos estaban
vacunados, en comparación con casi el 50 por ciento en los países de altos ingresos.

(6 , 6)