Soldados libaneses tomaron posiciones en torno a las instituciones públicas en la ciudad de Trípoli el domingo, tras una noche de protestas que dejó 10 militares y varios manifestantes heridos, informa AP.

El sábado estallaron manifestaciones esporádicas en distintas partes del país, en contra de las malas condiciones de vida a consecuencia de la grave crisis económica.

La crisis, considerada por el Banco Mundial como una de las peores en los últimos 150 años de historia, se suma a un estancamiento político que ha dejado al Líbano en efecto sin gobierno desde agosto.

(4 , 1)