Redacción, Noticias MX Político.  La IX Cumbre de las Américas se dio por inaugurada ayer entre dos mensajes confrontados. Por un lado, las críticas que se llevó el presidente Joe Biden al no invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua, acusándolo de excluir a naciones con el derecho a asistir, y por el otro, el del mandatario, refiriéndose a la unidad regional a través de la democracia y la economía regional.

Como parte del anuncio del presidente demócrata (interrumpido durante unos segundos por aparentes gritos de protesta), destacó la creación de la Asociación de las Américas para la Prosperidad Económica (APEP, en inglés). Una agenda económica basada en una visión de una “región segura, de clase media y democrática”, centrada en los principales impulsores del crecimiento intermedio.

Detalló que se trata de fortalecer las cadenas de suministro para hacerlas “resistentes a impactos inesperados”, con el antecedente de la guerra en Ucrania. Lo mismo se apostará por la innovación tanto en el sector público como en el privado, para permitir que los gobiernos “aborden mejor los desafíos más apremiantes de la sociedad”.

“Vamos a romper el ciclo para estar preparados para posibles crisis, apoyando a la sociedad desde abajo primero, y no desde arriba, como ha pasado antes”, detalló Biden.

JAM

(8 , 1)