El pasado lunes, la reina Isabel II mediante un vídeo envió un mensaje a los líderes y delegados que participaron en la cumbre del clima COP26 en Glasgow (Escocia). En el mensaje la monarca pidió a los líderes a que unan esfuerzos para combatir con compromisos concretos la crisis climática.

“Los beneficios de estas acciones no estarán ahí para que los disfrutemos hoy nosotros: ninguno de nosotros vivirá para siempre. Pero hacemos esto no por nosotros, sino por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos”, declaró Isabel II.

Asimismo, expresó que tiene la esperanza de que los mandatarios que tienen la responsabilidad de fijar los objetivos medioambientales de sus países para las próximas décadas logren “elevarse por encima de la política del momento” y tomen decisiones pensando en el futuro.

“Nadie entre nosotros subestima los retos a los que nos enfrentamos, pero la historia ha demostrado que cuando las naciones se unen en una causa común siempre hay espacio para la esperanza”.

La monarca también dedicó un fragmento de su discurso a recordar a su esposo, el duque de Edimburgo, fallecido el pasado abril con 99 años.

“Es para mí una fuente de profundo honor el papel de liderazgo que jugó mi marido al animar a la gente a proteger nuestro frágil planeta”, comentó.

Para finalizar, la reina reconoció el “entusiasmo” con el que los más jóvenes defienden la necesidad de combatir el cambio climático y recalcó que en la COP26 “el mundo tiene la oportunidad de unirse en un objetivo común”.

(9 , 2)