La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha mostrado preocupada ante la aparición de la nueva variante del Covid-19 (Ómicron), por lo que ha recomendado a las personas mayores de 60 años que no están vacunadas o que tengan comorbilidades a no viajar.

Mediante un comunicado presentado ante la prensa, la organización recomendó que “las personas que no han sido vacunadas por completo o que no tienen pruebas de una infección previa por SARS-CoV-2 y tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave y morir, incluidas las personas de 60 años o más o aquellas con comorbilidades que presentan un mayor riesgo de padecer enfermedades graves”.

Hizo enfásis en que “se debe recomendar que personas que padecen enfermedades cardiacas, cáncer y diabetes, entre otras comorbilidades, que posponga los viajes a áreas con transmisión comunitaria”.

Durante toda la pandemia, las personas mayores de 60 años han sido las que más han corrido riesgo de padecer enfermedades graves, tener que ser hospitalizadas o incluso morir.

La nueva mutación del coronavirus aún está siendo analizada por lo que aún se desconoce si es más transmisible que otras como la Delta, si es más virulenta y si la vacuna es efectiva para controlar su propagación y ofrecer inmunidad.

Por lo que la OMS aconsejó seguir con medidas como el uso del cubrebocas o mascarilla, lavado de manos, ventilación de espacios cerrados y respetar la distancia física.

Tras darse a conocer la nueva mutación del Covid-19, alrededor de 50 naciones han prohibido los viajes para personas provenientes de países del sur de África y otras regiones donde se han reportado casos de Ómicron.

Ante esto, la OMS señaló que los países deben implementar medidas de seguridad como realizar pruebas a los pasajeros antes del viaje y al regresar para detectar covid-19 e instaurar las reglas de cuarentena necesarias.

No obstante, también mencionó que las prohibiciones generales de viaje no evitarán la propagación internacional de la nueva variante y pidió tener una respuesta racional ante su propagación.

“Las prohibiciones de viaje crean cargas para las personas y las familias y pueden tener un impacto adverso en los esfuerzos de salud mundial durante una pandemia, lo que desincentiva a los países de informar y compartir datos sobre el virus”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

(10 , 1)