La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia imputó a 10 militares y un civil por su presunta vinculación en los denominados ‘falsos positivos’, asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del Estado.

De acuerdo con la institución, los imputados habrían tenido una participación determinante “en el asesinato de por lo menos 120 personas en estado de indefensión” en el Catatumbo, subregión del departamento de Norte de Santander.

Las víctimas fueron presentadas falsamente como bajas en combate, entre enero de 2007 y agosto de 2008, con el objetivo de “aumentar criminalmente las estadísticas oficiales de éxito militar”, precisó la JEP.

(1 , 1)