La Justicia brasileña ha condenado al Gobierno presidido por Jair Bolsonaro a pagar una multa de cinco millones de reales, un poco más de un millón de dólares estadounidenses, por daño moral al colectivo de las mujeres y deberán invertir en campañas de sensibilización.

La Fiscalía ha enumerado una serie de declaraciones del propio presidente, así como de la ministra de Mujer, Damares Alves; y de su homólogo en el área de Economía, Paulo Guedes, según informa el medio local ‘Globo’.

El Tribunal Federal de Sao Paulo ha ordenado al Gobierno compensar a la población mediante el pago de una multa por daño moral causado por declaraciones de Bolsonaro y sus ministros, que “discriminan y refuerzan los prejuicios contra las mujeres”, aunque la decisión puede ser apelada.

También se deberán invertir cerca de diez millones de reales, un poco más de 20 millones de dólares, en campañas de sensibilización y contra la violencia, el acoso y la desigualdad contra las mujeres; en favor de los derechos de las víctimas de violencia a tener seguridad, salud y asistencia pública; y sobre la implantación de políticas públicas orientadas a la igualdad de género.

(13 , 3)