A pesar de que el gobierno estadounidense dirigido por Joe Biden ha trabajado arduamente para detener los contagios por la variante Delta del Covid-19, así como conseguir que su población se vacune, el país norteamericano llegó a un nuevo trágico hito en los decesos por la enfermedad.

De acuerdo con cifras de la Universidad Johns Hopkins, el coronavirus ha dejado un total de 678,368 muertes en Estados Unidos. Esta cifra de muertes ya superó a la gripe española de 1918, la cual causó la muerte de alrededor de 675,000 personas.

Al respecto, el Dr. Howard Markel, historiador medico de la Universidad de Michigan, comentó a Associated Press sobre este nuevo hito del COVID-19 en Estados Unidos: “Grandes bolsillos de la sociedad estadounidense, y peor, sus líderes, arrojaron todo esto” al no vacunarse”.

Markel opina que el que las personas no se quieran vacunar se debe a las campañas continuas de desinformación.

Por primera vez desde principios de marzo, Estados Unidos rompió este funesto récord al mismo tiempo que rebasó el promedio de las 1,900 muertes diarias por COVID-19.

Los especialistas indicaron que la enfermedad afecta principalmente a un grupo en específico: a los no vacunados, los cuales en Estados Unidos son alrededor de 71 millones.

La comparación de muertes entre la pandemia de 1918 y 2020 tienen sus sutilidades y diferencias de impacto; por ejemplo, la población de Estados Unidos en 1918 era un tercio de lo que es hoy, por lo cual los 675,000 fallecidos de aquel entonces era una porción mucho más grande que los 678,368 que van ahora.

No obstante, el Covid-19 aún no acaba y los números de decesos siguen creciendo, así se puede observar en los últimos registros. Una simulación realizada por investigadores de la Universidad de Washington predijo que hasta un adicional de 100,000 estadounidenses morirían para el 1 de enero del 2022 por COVID-19, lo cual incrementaría la cifra hasta arriba de los 778,000.

(12 , 1)