Redacción MX Político.- El vicepresidente del Gobierno polaco hizo estas declaraciones este martes, en una jornada en la que se volvieron a registrar 224 nuevos intentos de pasar la frontera ilegalmente.

Jaroslaw Kaczynski -que, además de ostentar la vicepresidencia del gobierno, es el presidente del partido gubernamental polaco- afirmó hoy en la radio polaca que en su opinión “(Alexander) Lukashenko no se atreverá a hacer nada más en este momento”.

Por otro lado, la Guardia de Fronteras polaca informó este martes de 224 nuevas incursiones fronterizas durante las últimas 24 horas, así como de 29 expulsiones de personas que lograron entrar ilegalmente en territorio polaco.

Además, y según ese cuerpo de seguridad, “en la sección protegida por el puesto de guardia de Dubicze Cerkiewne, un grupo de 100 personas intentó entrar (en Polonia) sin éxito”.

El número de personas acampadas a lo largo de la frontera polaco-bielorrusa aumentó en los últimos días y según estimaciones del Gobierno polaco podría ser de más de 2.000.

El vicesecretario de Estado polaco Pawel Jablonski, aseguró el lunes que “se espera un aumento en la cifra de inmigrantes concentrados” en el área, y que su número “podría llegar a 20.000”.

Varsovia tiene previsto imponer esta semana nuevas sanciones contra Minsk, a quien acusa de iniciar e instigar una ola migratoria dirigida hacia las fronteras polaca, letona y lituana y con el objetivo de desestabilizar a la Unión Europea (UE).

Además, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, declaró el lunes que “no basta con expresar públicamente nuestra preocupación; ahora necesitamos medidas concretas y el compromiso de toda la alianza” en referencia a una posible solicitud a la OTAN de activar el artículo 4 del Tratado de la Alianza y solicitar así asistencia militar.

Efectivos polacos repelen a migrantes con agua, gas y granadas

Efectivos polacos repelieron este martes con cañones de agua, gas lacrimógeno y granadas aturdidoras a un grupo de migrantes concentrados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia que buscan entrar en la Unión Europea, según las imágenes difundidas por la televisión bielorrusa y la agencia estatal BELTA.

Según esas fuentes, los refugiado rompieron vallas y arrojaron piedras a los militares polacos, mientras que los efectivos polacos “respondieron con el uso de gas lacrimógeno y granadas aturdidoras” en el paso fronterizo Bruzgui-Kuznica.

La situación se normalizó después y los migrantes comenzaron a regresar a su improvisado campamento en territorio bielorruso.

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, afirmó hoy que en la conversación telefónica que mantuvo ayer con la canciller alemana, Angela Merkel, le propuso una vía de arreglo a la crisis migratoria en la frontera bielorruso-polaca, donde se encuentran varios miles de migrantes.

“Acordamos con Merkel que de momento no vamos a hablar concretamente de ello. Ella pidió tiempo, una pausa, para debatir esta propuesta con los miembros de la UE”, dijo el mandatario.

Lukashenko afirmó que espera una segunda llamada de Merkel para seguir tratando una posible solución.

Subrayó que hoy el mayor problema es la situación de los más de 2.100 migrantes que se han concentrado junto al paso fronterizo Bruzgui-Kuznica en el lado bielorruso de la frontera con Polonia.

“El problema, como le dije a Merkel, radica en que si no salvamos a esa gente, perderemos: Bielorrusia y más todavía la Unión Europea, que no ha permitido la entrada de estos refugiados. Por eso hay que resolver de inmediato la situación de estas personas”, dijo.

jpob

(5 , 5)