La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, pidió el domingo a la Unión Europea que reconsidere su proyecto de tasa digital, al recordar que este tipo de impuesto instaurado por varios países europeos es considerado “discriminatorio para las empresas estadounidenses”.

El acuerdo de impuesto global a las multinacionales, cerrado el 1 de julio bajo la égida de la OCDE y aprobado el sábado por el G20 “invita a los países a desmantelar las tasas digitales existentes que Estados Unidos considera como discriminatorias, y a abstenerse de instaurar medidas similares en el futuro” declaró Yellen.

Los ministros de Finanzas del G20 aprobaron el sábado en Venecia un acuerdo “histórico” para la imposición de un impuesto a las multinacionales, incluidas las estadounidenses, con el objetivo de poner fin a los paraísos fiscales y que deberá entrar en vigor en el 2023.

Esta reforma global adoptada convertiría así en redundantes las tasas digitales de la UE, estima Yellen.

“Le corresponde pues a la Comisión Europea y a los miembros de la UE decidir el camino a seguir” agregó la Secretaria del Tesoro, que viajará el lunes a Bruselas para asistir a la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro, donde el tema será tratado.

(4 , 1)