De acuerdo con el balance facilitado por las autoridades instauradas por los Talibán, el grupo yihadista Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISKP) reclamó la autoría de los dos atentados realizados el pasado 17 de noviembre en la capital de Afganistán, Kabul, dando como resultado un muerto y seis lesionados.

“Con ayuda de Dios todopoderoso, los soldados del califato hicieron explotar dos bombas en dos autobuses de los politeístas chiíes en los distritos policiales 3 y 13 de la ciudad de Kabul”, escribieron en un comunicado, en el que añadieron que “más de 20 chiíes” han muerto o resultado heridos tras el ataque.

Said Josti, portavoz del Ministerio del Interior afgano explicó que la primera explosión tuvo lugar cerca de un centro de reclutamiento de la Policía, que dejó un muerto y seis heridos, sin que haya un balance de víctimas sobre la segunda explosión.

Por otra parte, Imanulá Samangani, viceportavoz del Emirato Islámico aseguró que un supuesto integrante del ISKP pereció durante una operación realizada el pasado miércoles por las fuerzas de seguridad en Kabul.

El viceportavoz del Emirato Islámico comentó que la operación se llevó a cabo en el área de Jarijané, y sostuvo que “varios” sospechosos fueron detenidos.

Jalil Hamraz, portavoz de los servicios de Inteligencia afganos afirmó la semana pasada que en los tres meses que los Talibán llevan en el poder, han matado a poco más de 30 supuestos miembros de Estado Islámico y han arrestado a otros 600 sospechosos.

(5 , 5)