Redacción MX Político.- A medida que Europa busca alejarse de los combustibles fósiles, España avanza rápidamente en el desarrollo de hidrógeno verde, con la ayuda de un creciente complejo de energía eólica y solar en un esfuerzo por descarbonizar su economía.

España representó el 20 por ciento de los proyectos de hidrógeno verde del mundo en el primer trimestre, solo superada por Estados Unidos, que alberga más de la mitad de ellos, según la consultora Wood Mackenzie.

“Muchos países están interesados ​​en el hidrógeno verde, pero en España el sector se ha acelerado rápidamente” en los últimos meses, dijo Rafael Cossent, profesor asociado de investigación en economía de la energía en la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid.

El sector aún está en pañales, pero la guerra en Ucrania ha llevado a la Unión Europea a duplicar su objetivo de producción para 2030 como parte de los esfuerzos para reducir su dependencia de los suministros energéticos rusos.

“España se ha convertido en un país muy atractivo para el hidrógeno verde”, dijo la jefa de la UE, Ursula von der Leyen, durante una visita al país en mayo. “Se está produciendo un cambio… hacia el hidrógeno competitivo a gran escala”.

El hidrógeno verde se produce al pasar una corriente eléctrica a través del agua para dividirla entre hidrógeno y oxígeno, un proceso llamado electrólisis. Se considera verde porque la electricidad proviene de fuentes de energía renovables que no generan emisiones nocivas.

Y mientras que los combustibles fósiles emiten gases de efecto invernadero nocivos cuando se queman, el hidrógeno solo emite vapor de agua inofensivo.

La tecnología es parte de los esfuerzos de la UE para convertirse en climáticamente neutral para 2050.

‘Gran potencial’

El hidrógeno verde podría reemplazar al carbón en industrias pesadas como las acerías. También se puede utilizar para fabricar fertilizantes y se está considerando como combustible potencial para autobuses, trenes y aviones en el futuro.

Sin embargo, un gran inconveniente del hidrógeno verde ha sido el alto costo de producirlo. Es mucho más barato fabricar hidrógeno “gris”, pero su producción requiere el uso de combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero.

Pero el progreso tecnológico y el aumento de los precios de los combustibles fósiles han hecho que el hidrógeno verde sea más competitivo.

España tiene un “gran potencial” porque tiene un sector de renovables muy desarrollado, con importantes recursos solares y eólicos, según ha señalado Javier Brey, presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2).

Cossent dijo que España tiene otra ventaja en su vasta red de gas natural y terminales de GNL, que podrían transformarse para exportar hidrógeno.

El gobierno lanzó el año pasado un plan de 1.500 millones de euros (1.800 millones de dólares) para apoyar proyectos de hidrógeno verde durante los próximos tres años, aprovechando un fondo de recuperación de Covid de la Unión Europea para hacerlo.

Sumando las inversiones privadas, se gastarán cerca de nueve mil millones de euros para 2030.

¿Futuro centro de energía?

Empresas energéticas españolas como Iberdrola, Repsol y Enagas han lanzado proyectos de hidrógeno verde.

Enagás se asoció con el gigante siderúrgico mundial ArcelorMittal y el fabricante de fertilizantes Fertiberia para un gran proyecto denominado HyDeal España en la región del norte de Asturias.

El sitio contará con alrededor de 15 parques solares que podrían producir 330.000 toneladas de hidrógeno por año para 2030, lo que lo convierte en el mayor proyecto de este tipo en el mundo, según la Agencia Internacional de Energías Renovables.

“Esto demuestra que el sector ha madurado”, dijo Brey de AeH2. “2030 puede parecer muy lejano, pero en realidad es mañana”.

España “tiene todas las cartas para convertirse en un hub energético”, añadió.

Pero el país todavía tiene algunos obstáculos que superar antes de que pueda convertirse en líder en el floreciente sector.

“Para ganar, España tendrá que acelerar el despliegue de parques solares y eólicos, ya que la electrólisis consume mucha electricidad”, dijo Cossent, y agregó que los proyectos estaban estancados en “cuellos de botella administrativos”.

(8 , 8)