Dejó una serie de secuelas en su mandato la entrevista que dio el mandatario de Perú, Pedro Castillo para la cadena CNN en Español, pues muchas de sus respuestas fueron criticadas e incluso le valió una acusación constitucional por decir que iba a someter a consulta popular si le daba salida al mar a Bolivia.

Cuando fue cuestionado sobre el régimen de Venezuela, el presidente peruano dejó muy en claro que no le gustaría que el país que lidera siga los modelos de los regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua, pero se negó a reconocer si en estos países no gobierna la democracia y remarcó que cada país es “autónomo”.

“No soy parte de eso y no me gustaría que el Perú se convirtiera en uno de esos modelos”, aseguró el mandatario durante la entrevista a la CNN.

El entrevistador, Fernando del Rincón fue muy concreto y claro al preguntarle por qué cuando se le consulta por Venezuela, Cuba y Nicaragua, evade dichas respuestas, a lo que Castillo señaló que “jamás traerá un modelo de afuera” y afirmó que piensa crear un “verdadero modelo democrático y abierto con los peruanos”.

No obstante, Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela no paso por alto está respuesta y le respondió a Castillo, al igual que el presidente electo de Chile, Gabriel Boric quien tuvo declaraciones similares.

El líder venezolano aseveró que el gobierno de Perú es una “izquierda cobarde”. Y señaló que “no tienen moral, no tienen nivel para atacar a la revolución bolivariana”.

Maduro agregó, “todos los días hay una campaña contra Venezuela. Por ahí ha surgido una izquierda cobarde que basa su discurso en atacar el modelo bolivariano exitoso, victorioso, en atacar el legado histórico y en atacarme a mí como presidente”.

Para el líder de Venezuela esta es “una izquierda fracasada, una izquierda cobarde frente al imperialismo, frente a las oligarquías (…) Entonces asumen la peor cara de contrarrevolucionarios, de antibolivarianos, desde alguna izquierda cobarde que hay por ahí”.

Por su parte, Gabriel Boric, el presidente electo de Chile afirmó que Venezuela ha experimentado un retroceso “brutal”, y que aspira a construir una “izquierda democrática”.

Durante una entrevista con el medio uruguayo M24, el mandatario chileno electo señaló “a mí me gustaría establecer un principio irreductible que es la defensa irrestricta de los derechos humanos, independiente del gobierno de turno. No podemos tener doble estándar, no nos podemos perder”.

“El alegato permanente que hacen ciertas izquierdas a la autodeterminación de los pueblos para terminar incluso justificando sus desviaciones o conductas que no son apropiadas, como limitaciones a la libertad de expresión, a la reunión, es algo que tenemos que enfrentar más abiertamente”, puntualizó Boric.

(16 , 1)