Redacción MX Político.- El futuro de Twitter parecía estar en juego el viernes después de que cerraron sus oficinas y empleados clave anunciaron su partida desafiando un ultimátum del nuevo propietario Elon Musk.

Crecieron los temores de que el nuevo éxodo amenazara la existencia misma de una de las plataformas de Internet más influyentes del mundo, que sirve como una herramienta de comunicación clave para los medios de comunicación, los políticos, las empresas y las celebridades del mundo.

Musk, también director general de Tesla y SpaceX, ha sido criticado por cambios radicales en la firma con sede en California, que compró hace menos de un mes por 44.000 millones de dólares.

En un memorando interno enviado esta semana, Musk les había dicho a los trabajadores que debían elegir ser “extremadamente duros” o perder sus trabajos.

Ya había despedido a la mitad de los 7500 empleados de la empresa, eliminó una política de trabajo desde casa e impuso largas horas, todo mientras sus intentos de reformar Twitter enfrentan reacciones violentas y demoras.

“Puede que sea #excepcional, pero maldita sea, simplemente no soy #hardcore”, tuiteó una exempleada, Andrea Horst, cuyo perfil de LinkedIn todavía dice “Gestión de capacidad y cadena de suministro (superviviente) @Twitter”.

Sus intentos fallidos de renovar la verificación de usuarios con un controvertido servicio de suscripción han dado lugar a una gran cantidad de cuentas falsas y bromas, y han llevado a los principales anunciantes a alejarse de la plataforma.

‘No muy preocupado’

Según Musk, las conversaciones febriles sobre la desaparición inminente del sitio estaban impulsando una participación récord en Twitter.

Notó la ironía al publicar el meme popular de un actor posando en broma sobre una tumba. Tanto el hombre como la lápida estaban cubiertos con el logo de Twitter. La publicación recibió “me gusta” de más de 1,3 millones de usuarios.

En un tuit posterior, enviado durante la madrugada del viernes en la costa oeste, el multimillonario nacido en Sudáfrica dijo: “Números récord de usuarios están iniciando sesión para ver si Twitter está muerto, ¡irónicamente, haciéndolo más vivo que nunca!”.

Musk agregó que “las mejores personas se quedan, así que no estoy muy preocupado”.

A pesar de las garantías de Musk, la entrada a las oficinas de Twitter estuvo cerrada temporalmente hasta el lunes, incluso con una placa, según un mensaje interno visto en medios estadounidenses.

En el memorando interno enviado el miércoles, Musk había pedido al personal que siguiera un enlace para afirmar su compromiso con “el nuevo Twitter” antes de las 5:00 p. m. hora de Nueva York (22:00 GMT) del jueves.

Si no lo hicieran, habrían perdido sus trabajos, recibiendo tres meses de indemnización por despido.

Twitter no respondió a las solicitudes de AFP para comentar sobre la nueva medida.

Las señales de que los reguladores gubernamentales se estaban impacientando con el manejo de Twitter por parte de Musk también aumentaron el viernes, especialmente por la capacidad de la plataforma para moderar el contenido con una plantilla muy reducida.

Un grupo de senadores estadounidenses dijo el jueves que los planes de Musk para el sitio “socavaron la integridad y la seguridad de la plataforma… a pesar de las claras advertencias de que se abusaría de esos cambios para cometer fraude, estafas y suplantaciones peligrosas”.

Mientras tanto, un importante regulador de la Unión Europea dijo que Musk debería aumentar el número de moderadores en Europa, no reducirlos.

Musk “sabe perfectamente cuáles son las condiciones para que Twitter continúe operando en Europa”, dijo el comisionado de la UE, Thierry Breton.

Un portavoz del canciller alemán, Olaf Scholz, dijo que el gobierno estaba observando los desarrollos en Twitter “con creciente preocupación” y revisando su presencia en la plataforma.

(5 , 5)