Al Departamento de Estado se le fue encomendada la investigación del homicidio del expresidente haitiano Jovenel Moise perpetrado en julio del 2021. Está petición fue hecha por el Congreso de Estados Unidos.

El jueves, el Senado votó por unanimidad a fin de que se emitiera un informe con un plazo de 180 días con una “descripción detallada” sobre las circunstancias que rodearon el asesinato de Moise.

La Cámara de Representantes ya autorizó el informe en el cual también analizarán si hubo interferencia en la investigación oficial y si alguno de los responsables del crimen trabajó en algún momento para el gobierno estadounidense.

A principios de enero, la fiscalía de Estados Unidos acusó a un exsoldado colombiano, Mario Palacios, de conspirar para secuestrar o matar a Moise en una operación en la que murieron tres mercenarios colombianos y otros fueron detenidos.

Hoy en día continúan las interrogantes sobre el móvil del homicidio de Moise, quien había prolongado su mandato en el país caribeño en medio de gran polémica, ya que la oposición estimaba que había concluido en febrero.

De acuerdo con la policía colombiana, los detenidos afirmaron que tenían previsto secuestrar a Moise y entregarlo a la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos.

Ariel Henry, el primer ministro de Haití afirmó recientemente que quiere “que triunfe la justicia por el asesinato infame” de Moise.

(6 , 6)