La forma en bloquear al gobierno de Daniel Ortega los beneficios del Tratado de Libre Comercio que tiene con República Dominicana y Centroamérica (DR-CAFTA) está siendo estudiada por Estados Unidos.

La subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Emily Mendrala mencionó, “queremos asegurar de que los esfuerzos bajo Cafta lleguen directamente al pueblo nicaragüense y que no beneficien al Gobierno de Ortega-Murillo. Estamos analizando los componentes del DR-Cafta para hacer los cambios necesarios”.

Para Nicaragua el DR-Cafta entró en vigor el 1 de abril de 2006, pese a que había sido negociado entre enero de 2003 y enero de 2004.

El DR-Cafta ha sido fundamental para la economía de Nicaragua, sobre todo por las exportaciones de productos agropecuarios, la atracción de inversión extranjera y la generación de empleo en zona franca. Además, es uno de los atractivos que Nicaragua ofrece a los inversionistas junto con su mano de obra barata y bajos salarios.

De acuerdo con una fuente de la Secretaría de Estado conocedora del proceso de negociación del DR-Cafta, explicó que la revisión del acuerdo comercial por parte de Estados Unidos es inédita, porque hasta ahora solo se habían abordado a nivel regional revisiones técnicas o de incumplimiento de normas y que en este caso este tiene un alto componente político, un terreno desconocido y que puede tener un enorme impacto sobre las exportaciones tradicionales y de zona franca del país.

La fuente consultada dijo que “no creería que vayan a expulsar o sacar a Nicaragua” del DR-Cafta, porque la afectación alcanzaría un efecto de alcance regional, pero sí cree que Estados Unidos de forma bilateral puede suspender preferencias arancelarias, lo que no impediría a los exportadores nicaragüenses hacer negocios con los otros socios del Tratado de Libre Comercio o enviar productos a Estados Unidos.

Y es que cabe mencionar que el DR-Cafta ha tenido un efecto positivo para Nicaragua, ya que los beneficios de las preferencias arancelarias, que antes del 2006, las exportaciones en valor de Nicaragua hacia Estados Unidos eran menos de 500 millones de dólares anuales y 14 años después esa cifra rebasa los 3,000 millones de dólares.

(5 , 5)