Redacción MX Político. – La opositora Alianza Cívica denunció este lunes la detención “arbitraria” e “ilegal” de Edgar Parrales, exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

La detención de Parrales, de 79 años, se produjo por parte de dos hombres vestidos de civil frente a su casa en la capital del país, Managua, confirmó su esposa, Carmen Dolores Córdova, a la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez.

“Se va a tratar de averiguar si está en alguna unidad policial. Definitivamente, no pueden ocultar si están mandando gente de civil a capturar, o deben aclarar si son delincuentes los que están haciendo eso”, comunico Núñez al respecto.

El secretario de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Álvaro Leiva, condena el hecho como “secuestro ilegal del exembajador” y avisó que ello se debe a sus declaraciones en medios sobre su experiencia diplomática. Las declaraciones a las que se refiere Leiva serían las brindadas por Parrales en una entrevista con La Prensa sobre la renuncia y denuncia del Gobierno de Nicaragua a la Carta Democrática de la OEA.

Organizaciones han lamentado el arresto del diplomático y achacaron la responsabilidad al Ejecutivo de Ortega, como es el caso del director de la ONG Human Rights Watch para las Américas, José Miguel Vivanco.

“El mensaje de Ortega es claro: va a perseguir a cualquiera que lo critique”, alertó Vivanco a través de su perfil de Twitter, donde ha llamado a la OEA a “evaluar de manera urgente la suspensión de Nicaragua”.

Por otro lado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos urgió a Nicaragua a “respetar la libertad de expresión y cesar las detenciones arbitrarias”, como sería el caso de Parrales tras otorgar las mencionadas declaraciones.

La CIDH insiste en “liberar de inmediato a las personas detenidas y restablecer garantías para el pleno goce de los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses”.

Más de 40 personas, en su mayoría opositores y entre ellos siete precandidatos presidenciales, han sido detenidos en Nicaragua desde mayo, lo que ha supuesto la condena de la comunidad internacional por la represión en el país.

KC

(4 , 4)