Redacción, Noticias MX Político.-   Los organizadores de los Juegos Olímpicos 2020 están alistando lo necesario para que la fiesta más importante del deporte se realice con la mayor seguridad ante la dificultad que plantea la pandemia por COVID-19.

Tokio 2020 ha elaborado un protocolo para reducir en lo posible cualquier riesgo de contagio cubriendo tres momentos importantes (el arribo, la permanencia y la salida del país) para todos aquellos que vayan a ser parte del evento que ahora se sabe será a puertas cerradas.

Excelsior mostró  todos los procesos que realizarán para garantizar la seguridad de los participantes.

Antes de partir

Todos los asistentes al evento deben descargar a sus teléfonos una aplicación creada por los organizadores donde por 14 días tendrán que registrar su condición física, esto para crear un historial médico que pueda ser consultado a su llegada a Japón por las autoridades de salud locales y por el delegado para COVID designado para la delegación.

Se solicita también a todos los participantes mantener el contacto mínimo con las personas antes de viajar, esto para reducir cualquier riesgo de contagio.

72 horas antes de abordar el avión para viajar a la sede olímpica es necesario hacer un test para el nuevo coronavirus y contar con un resultado negativo. En caso contrario no se permitirá acceder a la aeronave.

También es necesario crear una lista del personal (compañero de cuarto, entrenadores, asistentes, directivos) con los que se mantendrá contacto durante su estadía en Tokio, esto para dar seguimiento en caso de dar positivo y cortar la línea de contagio.

Al llegar a Japón

Cuando los deportistas, entrenadores o federativos arriben a Tokio deberán presentan el examen negativo a COVID19. En algunos casos de países listados se realizará otro test inmediato en el aeropuerto para confirmar que no se ha contraído el virus en las últimas 72 horas entre el proceso del viaje y la llegada al país.

Si el test resulta positivo, como ha sido el caso de un atleta ugandés, segundo país en enviar deportistas a Tokio, el país negará el acceso y enviará a la persona a unas instalaciones médicas especiales creadas para ofrecer un aislamiento.

Las personas que hayan estado en contacto con un contagiado también serán separados del grupo y tendrán que pasar por nuevas evaluaciones en días posteriores para decidir si pueden o no acceder a la capital japonesa.

Tal como sucedió en el caso del deportista de Uganda, quien ya contaba con las dos dosis de su vacuna contra COVID, el haber recibido la inmunización no garantiza el acceso a Japón ya que como la ciencia lo ha establecido la vacuna no ofrece un 100 por ciento de protección.

Por eso se solicita a todas las personas que arriben a moverse lo indispensable por el aeropuerto, lo que implica no visitar las tiendas o restaurantes del lugar, esto con la idea de dejar rápidamente estas instalaciones.

Para aquellos que lleguen a la villa olímpica el control será riguroso aplicando exámenes diariamente, o en el tiempo que la organización lo considere necesario para las funciones de las personas registradas.

Con el objetivo de reducir la cantidad de gente que circule por el lugar y el número de huéspedes en las instalaciones, se pidió a las delegaciones nacionales pasar el menor tiempo posible en la villa olímpica, llegando con el tiempo necesario para participar y dejar el país tan pronto como su competencia finalice.

También se aconseja a los deportistas evitar el transporte público, zonas turísticas, centros comerciales y restaurantes que se encuentren fuera de la villa olímpica.

Se sugiere no tener contacto físico con otras personas, evitar abrazos y saludos de mano, además de mantener dos metros de distancia con otras personas.

Si un deportista tiene sospecha de que podría estar contagiado tendrá que asistir a la denominada clínica de la fiebre, una instalación separada del centro médico principal.

El primer paso será examinar el historial médico que ha registrado la persona en la aplicación oficial para a la par realizar un nuevo test COVID. Si el resultado es positivo se aislará en una instalación adecuada, dependiendo la gravedad del caso, pudiendo hospitalizar al paciente.

De inmediato se buscará a las personas con las que haya tenido contacto para pasar por el mismo proceso. El objetivo es cortar cualquier cadena de contagio.

En el caso de los estadios o sedes de eventos deportivos, todos los asistentes tendrán que pasar por un chequeo de temperatura. Cualquier persona con un registro mayor de 37.5 grados tendrá que esperar unos minutos antes de que vuelva a pasar por el termómetro. Si mantiene este registro será enviado a la clínica de la fiebre para un test para detectar el nuevo coronavirus.

Tal como sucedió en la llegada, los deportistas tendrán que pasar por un nuevo test COVID antes de abordar el avión, esto como medida para evitar un contagio en el vuelo de regreso.

Es necesario recordar que a pesar de estas reglas, ningún protocolo que se ha activado en el regreso de los eventos deportivos ha sido 100 por ciento seguro.

Jam

(7 , 1)