Alcohol, música a todo volumen, lanzamiento de objetos a la vía pública y pintadas en los balcones. Tras la multitud de quejas recibidas, la Policía de Palma de Mallorca (España) tuvo que acudir este martes al Hotel Palma Bellver –bautizado como ‘Hotel Covid’– donde 249 estudiantes se encuentran confinados por un megabrote de coronavirus.

Nada más llegar, la Policía se puso en contacto con el personal de seguridad del hotel, que se quejó de que los jóvenes les ignoraron cuando pidieron que parasen con ese comportamiento. 

Incluso algunos de los bares cercanos a este hotel de cuatro estrellas suministraron a los jóvenes alcohol a través de un peculiar sistema: cubos atados a sábanas arrastradas hasta los respectivos balcones. 

“Una cosa es querer pasarlo bien y otra cosa es atentar contra la salud de todos”, aseguró la delegada del Gobierno de Baleares, Aina Calvo, quien añadió que “esto dice mucho de estos jóvenes y de algunos bares de la zona”.

(6 , 1)