Hanad Abdi Mohammad, un somalí que salvo a 31 personas de un barco de contrabando que se hundía frente a la isla griega de Lesbos en diciembre, ha sido condenado a 142 años de prisión, tras ser acusado de tráfico de personas.

El hombre de 28 años recordó que estaba asustado cuando agarró el timón del barco que se hundía, pero estaba decidido a salvarse a sí mismo y a las otras 33 personas a bordo. 

En comentarios transmitidos por sus abogados, Mohammad afirma que no se arrepiente de haberlo hecho, “si no lo hubiera hecho, estaríamos todos muertos” y, describiendo el desafortunado cruce desde Turquía, menciona que aún tiene pesadillas sobre esa noche.

Una copia del fallo del Tribunal Penal de Lesbos, con fecha del 13 de mayo, al que tuvo acceso The New York Times, menciona que Mohammad fue sentenciado a un total de 142 años y 10 días de prisión por tráfico ilegal de migrantes hacia Grecia. Sin embargo, cumpliría un total de 20 años tras las rejas, el máximo permitido por el código penal del país europeo.

(7 , 1)