Gracias al financiamiento de 45 millones de euros que recibió Cuba por parte de Francia, la Habana podrá incrementar su capacidad de producción de vacunas contra la meningitis y la neumonía, las cuales serán destinadas a África.

El embajador de Francia en Cuba, Patrice Paoli, durante una rueda de prensa comentó que esta financiación “permitirá comprar nuevos equipos y remodelar los centros productivos”, agregó que los primeros fondos para este proyecto de tres años serán abonados en el último trimestre de 2021.

El Instituto Finlay de Vacunas, será la institución que recibirá el dinero para producir las vacunas contra la meningitis y la neumonía destinados a la población cubana, a los países de África subsahariana y, en general, a naciones en desarrollo, donde se distribuyen a bajo coste a través de la OMS y Unicef.

Gracias a este aporte financiero, el Instituto Finlay podrá también “alcanzar los estándares óptimos exigidos a nivel internacional”, según un comunicado entregado a la prensa.

Cabe destacar que bajo embargo de Estados Unidos desde 1962, Cuba comenzó a desarrollar sus propias vacunas en los años 80, descubriendo la primera contra la meningitis B, y en la actualidad casi el 80% de las vacunas que incluye en su programa de inmunización son fabricadas en la isla.

(6 , 6)