Los líderes mundiales congregados en la COP26 se comprometerán a frenar la deforestación en 2030 gracias a 19,200 millones de dólares de fondos públicos y privados. Sin embargo, ecologistas han catalogádo está medida como, “luz verde para otra década de destrucción forestal”.

La presidencia británica de la conferencia dijo, “países que abarcan desde los bosques septentrionales de Canadá y Rusia hasta las selvas tropicales de Brasil, Colombia, Indonesia y la República Democrática del Congo respaldarán la Declaración de los Líderes de Glasgow sobre los bosques y el uso de la tierra”.

Poco más de cien firmantes reune la lista que incluye a países considerados “rebeldes climáticos” como Brasil, Rusia o China, retrasados en su compromiso contra el calentamiento global, junto a naciones como Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos o los países de la Unión Europea.

Todos ellos “reúnen el 85% de los bosques del mundo, una superficie de más de 13 millones de millas cuadradas” o 33.6 millones de km2.

Asimismo, Colombia se comprometerá a legislar para fijar un objetivo de cero deforestación para 2030 y proteger el 30% de sus recursos terrestres y oceánicos para esa fecha.

Por otra parte, la fundación estadounidense Ford indicó que 1,700 millones de dólares serán dedicados específicamente a los pueblos indígenas.

Esta alianza de cinco países junto a 17 donantes privados tiene como objetivo “apoyar los derechos de los pueblos indígenas y su papel como guardianes de bosques y de la naturaleza”, detallado su comunicado.

(5 , 1)