Redacción MX Político.- Después de otra semana caótica de salidas masivas de personal y cambios de política, el futuro de Twitter parece muy incierto, y los usuarios, y todos los demás, se hacen cada vez más una pregunta: ¿Cómo sería un mundo sin la llamada aplicación de aves?

Con alrededor de 237 millones de visitantes diarios en el último conteo a fines de junio, la base de usuarios de Twitter es aún más pequeña que los casi dos mil millones de Facebook, los más de mil millones de TikTok e incluso los 363 millones de Snapchat.

Pero en los 15 años de existencia de Twitter, la plataforma se ha convertido en el canal de comunicación predominante para líderes políticos y gubernamentales, empresas, marcas, celebridades y medios de comunicación.

Algunos, como el empresario de Nueva York Steve Cohn, están convencidos de que Twitterverse es solo un microcosmos artificial del mundo real, con una importancia real limitada.

Twitter “no es ‘esencial’ de ninguna manera”, declaró Cohn, desde su propia cuenta de Twitter. “El mundo funciona bien sin Twitter”.

Pocas personas realmente tuitean, continuó. “Casi todos los tweets provienen de (el) 1%. La mayoría de los normales nunca inician sesión en Twitter”.

Pero para otros, incluida Karen North, profesora de la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo de la Universidad del Sur de California, el sitio es indispensable para aclarar conversaciones poco conocidas.

“La mayoría de las veces, las personas sin protagonismo no son escuchadas”, dijo. Pero en Twitter, “está la oportunidad de anunciar cosas”.

En situaciones de conflicto, movimientos sociales o represión, “creo que Twitter se ha convertido en la plataforma central para poder difundir la verdad y la realidad sobre el terreno”, dijo a la AFP Charles Lister, investigador principal del Middle East Institute en Washington.

Como la mayoría de las otras redes sociales, Twitter también se usa para difundir propaganda e información errónea, y la empresa ha desarrollado herramientas de moderación para tratar de limitar lo peor.

Pero su capacidad para mantenerse al día con las demandas de tal tarea se ha puesto en duda después de que más de dos tercios de esos equipos se hayan ido desde la controvertida toma de posesión de Elon Musk.

Un estudio de 2018 encontró que la información falsa circula más rápido que las publicaciones que han sido verificadas.

“Esa es una expectativa poco realista de imaginar una plataforma donde la información errónea y la desinformación son imposibles”, advirtió Lister.

Pero “ver información, buena y mala, desvanecerse”, con la posible desaparición de Twitter, “es por definición algo malo”, dijo Lister.

“Los autócratas y cualquiera que no quiera que la información se comparta ampliamente, se beneficiaría potencialmente de la desaparición de Twitter”, agregó Mark Hass, profesor de la Universidad Estatal de Arizona (ASU).

(5 , 5)