El pasado miércoles 24 de noviembre, Colombia comenzó con la aplicación de una dosis de refuerzo contra Covid-19 para los mayores de 18 años, su objetivo es evitar una cuarta ola, así como las muertes ocasionadas por el virus que pueden suscitarse para diciembre por las fiestas navideñas.

Seis meses después de haber recibido la única dosis de Johnson & Johnson o la segunda dosis de los inmunizantes de Sinovac, AstraZeneca, Moderna y Pfizer podrá ser aplicada la vacuna de refuerzo.

Está aplicación de refuerzo coincidirá con las etapas de vacunación previstas en Colombia. Las iniciales corresponden a los grupos priorizados como el personal de salud, especialmente los más expuestos al virus, quienes realizan autopsias o necropsias, así como los habitantes con alto riesgo de presentar un cuadro grave y de morir por covid, así lo informó el ministro de salud de Colombia.

En agosto, la nación colombiana autorizó y comenzó con la aplicación de la dosis de refuerzo para pacientes inmunosuprimidos. Después admitió la inmunización para los mayores de 50 años.

Colombia aprobó la tercera dosis para su población adulta cuando todavía no ha vacunado a toda su población con al menos una dosis: solo el 62% cuenta con ella y de esa cifra al menos el 44% tiene el esquema completo de vacunación.

Una de las recomendaciones que hizo el ministro de salud, Fernando Ruiz a la población colombiana es que el refuerzo de la vacunación se haga de manera heteróloga, es decir usando una vacuna diferente a la aplicada inicialmente.

A pesar de que las últimas semanas ha aumentado el número de las personas que desean vacunarse, Ruiz dio a conocer que aún faltan cinco millones de jóvenes por inmunizarse.

El país colombiano ha registrado cinco millones de casos de Covid-19 y más de 128 mil descensos a lo largo de la pandemia.

(4 , 4)